Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

TrastornoAlimenticio HombresExisten muchas ideas y conceptos errados en torno al sexo masculino y este tipo de enfermedades. ¿Cómo visibilizar el problema?   

Redacción y Foto: Agencias

El mundo es un lugar complicado para las mujeres. Durante siglos, hemos sido reprimidas por el sexo masculino, pero a pesar de esa intensa desigualdad de género, hay muchos hombres que experimentan esa misma sensación, por no calzar en el estereotipo de "hombre ideal" que ha creado la sociedad.

Sabemos que cada día somos más exigentes con nosotros mismos, que el esfuerzo por encajar con esos cánones de belleza nos enferma y que eso se seguirá perpetuando, generando consecuencias terribles.

Asociar enfermedades como la anorexia o bulimia sólo a las mujeres, es un error garrafal. Claro, es más usual en las mujeres, ya que estamos más expuestas a las exigencias asociadas al cuerpo perfecto, pero son patologías transversales, independientes al género.

Esa incapacidad de reconocer que los trastornos alimenticios también afectan a los hombres es una bomba de tiempo. Ellos no se atreven a pedir ayuda, se avergüenzan, siguen enfermando y no reciben el tratamiento que deberían.

Como se explica en Psychology Today, es hora de que visibilicemos el problema, y que además, dejemos de creer conceptos errados en torno al tema. Como por ejemplo, reafirmar la idea de que los trastornos alimenticios sólo afectan a hombres gay, o que es un "fenómeno nuevo", producto de la modernidad.

Al ser enfermedades de origen mental, el color, raza, sexo o edad no influyen en el desarrollo de esas patologías. Puede haber un factor genético, una tendencia, sin embargo, los factores externos son determinantes.

Una de las causas, tanto en hombres como mujeres, en personas con anorexia, bulimia u obesidad, es el rechazo al cuerpo por abuso sexual en la infancia (o en otras etapas de la vida).

Personas que han sido abusadas, en distintos grados, desarrollan ideas autoflagelantes, asumiendo culpas que no les corresponden y que deben ser tratadas con terapia.

Para explicar lo que siente un hombre con este tipo de enfermedades, el abogado, activista y personalidad de televisión Brian Cuban publicó en 2013 el libro Shattered Image: My Triumph Over Body Dysmorphic Disorder.

Su aporte ha sido muy importante y ha impulsado a otros hombres a hablar de ello. Cuban admite llevar 30 años luchando contra su propia imagen en el espejo, y cuenta sobre el Trastorno Dismórfico Corporal, condición que produce una autopercepción distorsionada, sobre todo de ciertas partes del cuerpo.

Entre las razones que cita y que tuvieron que ver directamente con el desarrollo de la enfermedad, está el bullying que sufrió durante su infancia y juventud por su peso. Desde ese momento, comenzó a tener pensamientos de autorechazo, depresión y adicciones que lo tuvieron al borde de la muerte a los 44 años.

La ignorancia en relación a este tema debe ser suplida por testimonios como los de Cuban. Tanto mujeres como hombres tienen derecho a recibir una ayuda digna, libre de prejuicios y eso también incluye una apertura de mente de parte de todos nosotros.

También, es necesario entender que una persona con anorexia o bulimia no siempre luce como se muestra en las películas o en los medios. Generalmente, vemos extremos, pero hay millones de personas que necesitan tratamiento, que viven un calvario interior y decir que "no aparece anoréxica/o" no contribuye en nada, es más, agrava el problema.

Una personalidad perfeccionista, autoexigente, que vive en un ambiente familiar estricto, que les exige cumplir con responsabilidades extremas, también puede correr peligro. Súmenle a eso, los ideales de belleza que nos impone el mundo.