Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

Ejercicio OficinaSolo unas pocas horas de ejercicio moderado a la semana podrían ser significativas en la supervivencia de las personas que han sufrido un ataque cardíaco, dicen investigadores daneses. 

Redacción y Foto: Agencias

En un estudio realizado de 1976 a 2013, los científicos compararon a personas que realizaban ejercicios moderadamente en forma regular con individuos sedentarios, y determinaron que los primeros tuvieron un 50% menos de probabilidad de morir luego de un ataque cardíaco, en comparación con el segundo grupo.

"El principal descubrimiento aquí es que entre la gente que tiene un ataque cardíaco, los que hacen ejercicio parecen tener más probabilidad de sobrevivir que los que hacen menos", dijo a Reuters Health la doctora Eva Prescot, de la Universidad de Copenhague y el Hospital Bispebjerg.

La investigación, publicada en el European Journal of Preventive Cardiology, muestra que quienes hacen ejercicios regularmente no están exentos de otro ataque cardíaco en los cinco años luego de haber sobrevivido uno anterior, pero tienen mayores probabilidades de supervivencia que los sedentarios.

En el estudio realizado entre residentes de la ciudad de Copenhague participaron más de 14.000 personas que al inicio de la investigación no habían sufrido ataques cardíacos.

Basados en la cantidad de ejercicio que hacían fueron divididos en tres grupos: los que hacían ejercicio menos de dos horas a la semana o sedentarios, los que caminaban de dos a cuatro horas a la semana o hacían una actividad equivalente y los que hacían ejercicios en forma moderada o vigorosa como bicicleta.

En el tiempo que duró el estudio, 1.664 tuvieron ataques cardíacos y 425 fallecieron a causa de ellos. La edad media de quienes tuvieron ataques cardíacos fue 71 años.

De quienes tuvieron ataques cardíacos, la mayoría, 54% hacían ejercicio ligeramente (2 a 4 horas semanales) y tuvieron un 32% más de probabilidad de supervivencia que los sedentarios. El tercer grupo de quienes se ejercitaban moderada o vigorosamente tuvo un 47% más de probabilidad de sobrevivir.

El ejercicio regular puede ayudar a reducir la presión arterial, dice Antonio Crisafulli, de la Universidad Cagliari de Italia, que estudia la relación entre el ejercicio y el funcionamiento del corazón. "Si tenemos presión baja, el trabajo del corazón se reduce", señaló el experto que no participó en el estudio.