Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

alergias PrincipalEn el Día Mundial de las Alergias, expertos explican las reacciones del cuerpo humano frente a los alérgenos, medicamentos, dieta occidental, cambio climático y los contaminantes ambientales, entre otros. El 25% de la población presenta algún tipo de alergia.

Redacción: Agencia Foto: Redes 

 

 

Afectan a chicos, grandes, mujeres y hombres. Uno de cada cuatro argentinos sufre algún tipo de alergia: ya sea al pólen, al humo, moho, hongos, a algún medicamento, alimento o por una picadura de insecto.

También por conjuntivitis, urticaria crónica, o rinitis alérgica. Y hay más.

Las enfermedades alérgicas son procesos más frecuentes de lo que se cree. En total se estima que afecta del 20 al 25 pror ciento de la población mundial. Es por eso que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó a las enfermedades alérgicas entre las seis patologías más frecuentes del mundo. Y en ese marco y con el fin de concientizar sobre su problemática y alcance, hoy se celebra el Día Mundial de la Alergia.

Una alergia es una reacción exacerbada del sistema inmunitario a una sustancia que su cuerpo identifica como invasor, y al cual clínicamente se define como alérgeno. La mayoría puede ser tratada de forma simple, logrando una rápida disminución de los síntomas, pero cada una tiene sus particularidades y en ocasiones se requiere un abordaje más complejo.

Para describirlas, la OMS las agrupa en tres grandes grupos: las respiratorias, las de piel y las de ojos.

Las alergias respiratorias suceden cuando una persona con hipersensibilidad a los alérgenos los inhala o entra en contacto con ellos. Allí se agrupan en su mayoría la rinitis alérgica y el asma. La provocan los hongos, los animales, el pólen y los ácaros. Y su síntomas son estornudos permanentes, goteo nasal, tos y picor.

Respecto a las alergias de piel, son ocasionadas por la exposición al alérgeno por contacto directo con la piel o por ingestión. Puede presentar urticaria, exzema o dermatitis de contacto. Es provocada por el sol, medicamentos, níquel, animales, alimentos y picadura de insectos. Los síntomas más comunes son enrojecimiento, picor, ampollas, erupción, inflamación y descamación.

Y por último están las alergias oculares, conocidas también como conjuntivitis alérgica, ya que se produce una inflamación de la mucosa conjuntival provocada por estar cerca de animales, hongos, polen y ácaros. Los síntomas son el picor en los ojos, el lagrimeo y los ojos rojos.

"El asma es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías respiratorias (bronquios) caracterizada por ataques recurrentes de tos, sensación de falta de aire y sibilancias (silbidos en el pecho), que varían en severidad y frecuencia. Estos síntomas pueden sobrevenir varias veces al día o a la semana, y en algunas personas, se agravan durante la actividad física o por la noche", explicó a Infobae el doctor Claudio Parisi, presidente de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC).

Según aseguró el experto, "durante una crisis o ataque de asma, los bronquios se inflaman y se estrechan las vías aéreas, provocándose una disminución del flujo de aire que entra y sale de los pulmones. Estos fenómenos son desencadenados habitualmente por infecciones virales, alérgenos y contaminantes ambientales".

"Tal es el caso por ejemplo de los granos de polen que se dispersan con facilidad por el aire por su tamaño y forma y provocan una hipersensibilidad que ocasiona rinoconjuntivitis y asma bronquial polínica, más frecuentemente entre los habitantes de centros urbanos ya que la contaminación de las ciudades potencia los efectos alergénicos. Para este tipo de casos, existen recursos como la aplicación Alerta Polen que permite a la persona alérgica conocer el nivel polínico preponderante y diario de la zona que habita y el grupo de especies generadoras de polen al cual es alérgico", precisó Parisi.

Responsables de la alergia

Según detalló a Infobae la doctora Anahí Yáñez, médica especialista en Alergia e Inmunología Clínica hay una creencia popular de que es difícil identificar los causantes: "La constitución genética y las modificaciones en el estilo de vida y en el medio ambiente son los responsables de que un individuo desencadene una alegia. En los primeros años de vida son más comunes los cuadros clínicos de alergia a los alimentos, luego en la adolescencia, es común encontrar las respiratorias. La dermatitis atópica, muy frecuente en la infancia, es rara en los adultos pero predispone a los que la han padecido a desarrollar otras enfermedades alérgicas a lo largo de su vida".

Otro factor de complejidad de las enfermedades alérgicas es su carácter sistémico. "Por ejemplo, la rinitis alérgica, lejos de ser una enfermedad exclusiva de la nariz, supone una participación de múltiples órganos y sistemas e incluso el proceso inflamatorio de las mucosas de la nariz produce la participación de células sanguíneas (eosinofilos), la liberación de citoquinas inflamatorias afectando al pulmón y las conjuntivas y produciendo manifestaciones clínicas generales: cefalea, cansancio y alteración del estado de ánimo y sueño", amplió Yañez.

Los síntomas que permiten reconocer una enfermedad alérgica son diversos. Según indica la especialista, en la rinitis alérgica son el prurito nasal, múltiples estornudos, goteo y congestión nasal, acompañados en un 70% de los casos de síntomas oculares tales como enrojecimiento ocular, lagrimeo y picazón.alergias rinitis

Según ARIA (Guía del Impacto de Rinitis en Asma) ambas patologías pueden coexistir en los mismos pacientes. Entre el 10 al 40% de los pacientes con rinitis alérgica también tienen asma. En Argentina, se estima que 6 millones de personas la padecen. Por otra parte, el asma es una de las enfermedades crónicas más frecuentes a nivel mundial. La prevalencia de asma en niños varía desde el 1% hasta más del 30% en las diferentes poblaciones, inclusive, según los últimos estudios esta prevalencia va en aumento en la gran mayoría de los países, especialmente en niños jóvenes.

Entre los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de rinitis y asma la médica remarca: exposición a alérgenos (polvo casero, animales, cucarachas, ácaros y polen), exposición ocupacional a diferentes químicos, ser fumador o fumador pasivo (por ejemplo niños de padres que fuman en su casa), infecciones respiratorias virales, ejercicio, algunos estados de ánimo, irritantes químicos y medicamentos (tales como aspirina y beta-bloqueadores).

El doctor Silvio Luis Aguilera, Director Médico de Vittal, explicó cuáles son las opciones en los cuadros habituales de alergia, principalmente la Rinitis alérgica, frente a la aparición de síntomas que afectan fundamentalmente la nariz y se producen cuando se inhala polvo, polen o ácaros, entre otros agentes externos: "Los antihistamínicos funcionan bien para tratar los síntomas de alergias. Se pueden utilizar cuando los síntomas no suceden muy a menudo o no duran mucho tiempo. Los corticoesteroides nasales en aerosol son el tratamiento más efectivo para la Rinitis alérgica", detalló.

Herencia

La tendencia a desarrollar alergia suele tener una base hereditaria lo que significa que se puede transmitir de padres a hijos. Cuando un padre es alérgico sus hijos tienen hasta un 40% de posibilidades de padecerla. Si ambos padres son alérgicos las posibilidades de serlo pueden ascender a un 70%.

Sin embargo, también es muy importante la epigenética, es decir, el ambiente al que el niño está expuesto y que puede provocar que "se enciendan los genes" relacionados a la alergia.