Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

TaylorLover1Principal


La cantante Taylor Swift volverá a grabar sus cinco primeros discos para recuperar sus derechos. El contrato que une a la cantante con su anterior discográfica le permite recuperar la propiedad de los álbumes a partir de noviembre de 2020.

Redacción: revistaelpais.com   Foto: Redes

La cantante estadounidense Taylor Swift volverá a grabar al menos cinco de los seis discos que realizó con Big Machine Records. El contrato que le une con la discográfica, actual propietaria de los derechos de las canciones de esos álbumes posibilita que la artista recupere esos derechos a partir de noviembre 2020, de ahí que haya anunciado que se plantea volver a comercializarlos en una nueva grabación. Taylor Swift lanzó su último disco, Lover, este viernes, ya con su nuevo sello discográfico, Republic Records.

Swfit2PrincipalEn una entrevista en el programa Good Morning América, de ABC, Swift ha comentado que cree que los artistas deben tener la propiedad de los derechos de su propia obra. "Una novedad de este nuevo álbum es que será el primero que será mío", ha añadido.

La cantante toma esta decisión después de que su exrepresentante y a quien acusó de "acoso" e "intimidación manipulatoria", Scooter Braun, comprara en junio Big Machine Records. "Mi contrato dice que desde noviembre de 2020 podré grabar de nuevo desde el primer álbum al quinto, y sí, realmente es algo que me apasiona", aseguró la cantante.

Swift también ha revelado que le ofrecieron la oportunidad de hacerse con los derechos de las grabaciones originales si firmaba un nuevo contrato de diez años con el mismo sello, pero la artista afirma que prefiere priorizar el futuro de su carrera abandonando la compañía.

De este modo, los discos que volverá a grabar la cantante pop son Taylor Swift (2006), Fearless (2008), Speak Now (2010), Red (2012) y 1989 (2014). "El año que viene estaré muy ocupada", anunció a los seguidores que asistieron al programa del canal ABC.

"Durante años he pedido, he rogado, una oportunidad para poseer mi propio trabajo", aseguró cuando su exagente compró los derechos de sus canciones por 300 millones de dólares (unos 265 millones de euros). "Solo puedo pensar en el acoso y la manipulación que he sufrido de sus manos durante años".