Twitter Facebook    

logo1

ULTIMAS NOTICIAS
  • Loading

generacionEn la teoría del psicoanálisis planteada por Freud, describe la estructura del aparato psíquico humano con tres instancias fundamentales: el ello, el yo y el superyó.

Por: Generación Azul

El Ello es inconsciente y consiste fundamentalmente en la expresión psíquica del instinto y los deseos, es decir los impulsos primarios. El superyó es la instancia moral, enjuiciadora de la actividad del Yo  donde se encuentran los principios y valores que hemos aprendido en el tiempo. Finalmente el Yo que es la instancia psíquica actuante y que aparece como mediadora entre las otras dos, es decir el principio de la realidad.

En estos últimos meses he notado como nos hemos enredado en una doble moral, pareciera que vivimos para ello. ¿Esto es nuevo? Quizás no, pero ahora estamos más expuestos. ¿Aplica para todos? Creo que mayor o menor escala sí, pero cada uno es el encargado de hacer su propia valoración de cuál y en qué condiciones uno es más dominante que el otro.

En las tendencias de Doble Moral, lo que prima es la necesidad de salirnos con la nuestra, de hacer lo que nos conviene. Nos estamos dejando ganar por el instinto primario y olvidamos los valores y principios que de alguna manera nos permiten tomar decisiones más justas.

Pero ¿Cuándo ejercemos la doble moral? En nuestra sociedad hay muchos ejemplos, cito algunos como muestra:

  • Cuando condenamos una ley que nos limita la libre expresión, pero somos incapaces de respetar la opinión de otro si es diferente a la nuestra.
  • Cuando condenamos a los sacerdotes por actos de pedofilia, pero aplaudimos a un pastor infiel y abusivo (esto aplica a la inversa también).
  • Cuando tras el acto de cierta periodista en una rueda de prensa, aplaudimos su valor al preguntar, pero dejamos de notar que en tal situación hay un protocolo que seguir.
  • Cuando hablamos de corrupción y solo nos fijamos en los “grandes” que comenten dichos actos, pero nosotros bien compramos pirateado o de contrabando.
  • Cuando llaman con tanto odio “prostitutas” a las bailarinas de la fiesta del Penal de Izalco, pero usan servicios de escorts o edecanes para saciar sus necesidades.
  • Cuando cierto diputado nos llamó adoradores del demonio por ir a ver a IronMaiden, pero se sienta con los demonios a pactar treguas secretas.
  • Cuando nos llamamos Pro Vida y decimos NO al aborto, pero vemos niños en las calles sufriendo hambre y no somos capaces de ayudarles.
  • Cuando siendo mujer nos hacemos llamar luchonas y feministas, pero deseamos que un hombre nos pague nuestras cuentas y nos mantenga.
  • Cuando van a la vela de un vecino asesinado por las pandillas, pero les sirve de poste o colabora con ellos.
  • Cuando dicen en las entrevistas que el gobierno necesita más recursos para la seguridad y no tienen ni la intención ni la capacidad de elaborar un plan integral que acabe con este flagelo.
  • Cuando dicen que solo les interesa el bienestar del pueblo y a la vez culpan a los empresarios de colaborar con los pandilleros al pagarles la  “renta”, pero no hago nada por reforzar la seguridad con grupos de tarea conjunta en las zonas productivas.
  • Cuando le digo estafa a una iniciativa ciudadana para ayudar a terceros, pero no soy capaz de regalar un pan o algo de comer a un indigente que me pide en la calle.
  • Cuando dices a las amigas Feliz Día de la Mujer solo por convivir, pero no tienes el mínimo respeto por la mujer que es tu compañera de vida.
  • Cuando dices que amas a tus padres y los respetas, pero los tratas como esclavos, niñeros o les hechas en cara cada vez que puedes que los mantienes.
  • Cuando te dices responsable y te enorgulleces de ser madre soltera, pero lo tomas como deporte y tienes varios hijos de diferentes padres.
  • Cuando digo que soy un creyente de Dios, voy a la iglesia o al culto todos los domingos, pero ando en chismes, criticando al prójimo y destilando odio.
  • Cuando me creo el mesías de esta tierra, con derecho a cuestionar a empresarios, pero yo como empresario falto a las mismas reglas.
  • Cuando condeno a Francisco Flores, pero no condeno a Cristiani, Calderón Sol, Funes o Saca. Todos sin excepción tuvieron actuaciones bastante cuestionables.
  • Cuando queremos que haya agua en abundancia pero no somos capaces de plantar un árbol, participar en programas de voluntariado para protección de medio ambiente, y encima la desperdicio cuando cae en lugar de tratarla con respeto.
  • Cuando hablamos de educación y somos incapaces de dar el buenos días o el saludo que corresponda en la calle.

Podría pasar citando ejemplos para que estuvieran entretenidos un par de horas, pero la idea es que en muchos ámbitos hemos perdido el rumbo. Yo estoy realmente preocupada por lo que reflejamos como sociedad, por lo que nuestros nuevos cánones nos dicen que es aceptable, por lo que nuestros hijos ven y replican.

Estamos rodeados de Guasones y Harvey Dent, pero no de Atticus Finch. Nuestros políticos han llegado a un punto de decadencia, en el cual ningún partido nos representa, ni representa en sí mismo una alta escala de valores, independencia e ímpetu que la realidad que vivimos está necesitando.

Dejemos de lado la Doble Moral y comencemos a trabajar en pro de la salvación de nuestra sociedad, nosotros constituimos la base, si nosotros estamos quebrantados, como esperamos tener representantes coherentes. Empecemos por nosotros, prediquemos con el ejemplo.

 

 

BANNER INFERIOR 2-1
BANNER INFERIOR 2-1