Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

pilar2Cuando hablo de la reconexión del desconectado, quiero hacerte entrar en conciencia que nadie puede mejorar su ser,  sin que exista un movimiento interior que le reconecte a su esencia.

 

Por: Pilar Nuñez

Emprendedora y expositora

Presentadora de Noticias Guatemala

 

¿Has estado en algún lugar cuando se ha ido la luz? ¿Lo recuerdas? Te quedas sin mover, intentas observar alrededor mientras piensas ¿qué hago?

Esta misma desconexión sucede en nuestro interior, cuando lo externo logra ingresar a través de ideas y comentarios que desalientan y traen como consecuencia la pérdida de la luz, que en este caso se refiere a la esencia.

En artículos anteriores, he escrito sobre la persona que no puede sembrar si se encuentra en desierto. La realidad en este tema es que muchos fueron puestos en desierto y otros caminaron hacia él. Entonces, veo cuán impresionante es la facilidad del ser humano para crear basura emocional de aquello que se mueve fuera de sí.

¿Por qué menciono esto? Para reconectarte es muy  importante que dejes de gastar tu poder en aquello que simplemente desgasta, recordando que en donde pones tu atención, pones tu poder.

Afortunadamente, la pérdida de la luz se resuelve con una reconexión. Tan sencillo como decir: "los lugares sucios con una buena limpieza relucen"  Claro, a nadie le gusta ver lo peor de sí mismo, pero en muchos casos ver lo peor trae lo mejor, ya que reconoces el estado actual y decides salir de él.

Que la duda no te inunde, eres tú quien decide cuánto terreno cede a la duda. Incapaz es el que no conoce su esencia.

Así es que ha llegado el momento de avanzar, agarra el valor, ve a tu interior, encuentra aquellas frases o prejuicios que permitiste que fueran arraigados y sácalos de allí, no más espacio a ideas, conceptos y creencias que no te pertenecen. Tu destino es brillar, así que ve y reconéctate, grandes cosas sucederán a partir de tu decisión.