Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

embajadora Principal

Florencia Miao-hung Hsie,

Embajadora de Taiwán en El Salvador

 

 

 

La 70ª. Asamblea Mundial de Salud (AMS), a realizarse del 22 al 31 de mayo, será un encuentro trascendental donde se definirán estrategias y tácticas para hacer frente a los retos mundiales en materia de salud y bienestar. En dicho encuentro se reunirán las delegaciones de todos los Estados Miembros para tratar políticas generales, programas y proyectos relacionados al control y promoción de la salud en el mundo.

Lamentablemente y a pesar del requerimiento formal de algunos Estados Miembros, la Secretaría de la Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha convocado al Ministerio de Salud y Bienestar de la República de China (Taiwán) para participar en tan importante Asamblea este año.

La República de China (Taiwán) formó parte de este importante foro entre 2009 a 2016 y existe la inminente necesidad que Taiwán forme parte de la red mundial de salud, debido al respaldo permanente y sin condición de Taiwán a la comunidad internacional.

La afirmación de China Continental, citada parcialmente en la resolución de la Asamblea General de la ONU Nº 2758 y Nº WHA 25.1, que nuestra participación se basa en el principio de “una sola China” es un argumento unilateral y totalmente falso. Esto no puede ser argumento para enfrentar el problema de los derechos de salud de 23 millones de habitantes de Taiwán y tampoco tiene nada que ver con la participación profesional de Taiwán en OMS.

Sólo el gobierno de la República de China (Taiwán) puede representar a sus 23 millones de habitantes y asumir responsabilidad de la salud de todo el pueblo; por lo que la exclusión de Taiwán de la AMS, debido a razones políticas, viola la Carta de la Organización Mundial de la Salud y priva de sus derechos al pueblo de Taiwán y a los habitantes del mundo de beneficiarse de los avances de la medicina taiwanesa.

El principio y el Derecho Humano a la salud no pueden ni debe politizarse ni desnaturalizarse. Durante las últimas décadas, Taiwán ha concentrado sus esfuerzos para contribuir al fortalecimiento de la salud mundial a través del combate a la desnutrición, a las enfermedades y epidemias, a la construcción y el fortalecimiento de la capacidad médica y la cooperación internacional a través de la ayuda médica humanitaria a los pueblos más necesitados; aportando así al cumplimiento de las metas trazadas en la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030 de la ONU.

En El Salvador, trabajamos en conjunto con las autoridades del Gobierno para contribuir al cumplimiento de sus objetivos de Salud Pública; así como a nivel centroamericano con entidades como el Sistema de Integración Centroamericana (SICA). Así el pasado 25 de abril, realizamos el segundo desembolso de US $1 millón para el Programa Nacional de Vacunación e Inmunización del Ministerio de Salud Pública que, permitió llevar 300,000 dosis de vacunas a 45 municipios en 12 departamentos en su primera etapa.

La Organización Mundial de la Salud necesita a Taiwán, así como Taiwán necesita a la OMS para continuar el robustecimiento del sistema mundial de salud y propiciar el intercambio de experiencias con otros países para controlar la propagación de enfermedades y prevenir nuevos padecimientos.

Apreciamos el apoyo de parte del Gobierno y el Pueblo de la República de El Salvador, Japón, Canadá, Estados Unidos de Norteamérica, aliados diplomáticos, naciones amigas y grupos locales e internacionales, con respecto a nuestra participación en la OMS.

Esperamos que la OMS y las partes involucradas hagan frente a la legitimidad y la importancia de la participación de Taiwan y exhortamos a la OMS a considerar seriamente la petición realizada por múltiples naciones y grupos médicos de todo el mundo para incluir la participación integral, activa y decidida de Taiwán.