Twitter Facebook    

logo1

ULTIMAS NOTICIAS
  • Loading

pilar2Hace varios años me sentaba en el sillón frente al televisor y buscaba el noticiero que tanto me gustaba. Mi madre asombrada se acercó y preguntó ¿Por qué ves con tanta insistencia ese Noticiero? Sonreí y dije: Mami, yo quiero ser como ella.

Pilar Nuñez
Presentadora Estelar de Noticias
Socia Fundadora de #MujeresenConstruccionGUA

La presentadora colaboradora de uno de los canales de televisión de noticias, me enseñaba mucho cada vez que la veía presentar. Su carisma y profesionalismo, únicos.

Recordando un poco… Cuando tenía cinco años, afirmaba que iba a estar en la Televisión como Presentadora. Mi madre me apoyaba sentando a la familia en la sala de nuestro hogar y frente a un espejo les presentaba mi Programa especial. Mas tarde, siendo adolescente practicaba mi lectura y observaba el Noticiero con la presentadora que inspiraba lo que yo quería llegar a ser. Al tener la mayoría de edad, el camino inició; tenía un trabajo estable el cual me permitió independizarme y llegar a alcanzar cosas que había establecido en mis metas personales, sin embargo algo faltaba. En mi corazón sabía que amaba el trabajo que realizaba, pero mi pasión era trabajar en Televisión.

Mi amigo Leston me llamó una tarde, compartiendo las fechas de casting para uno de los Noticieros más importantes de mi País. Me ilusioné muchísimo y asistí. Sorpresa grande me llevé al ver la fila de mujeres en busca de la misma oportunidad y muchas de ellas con experiencia televisiva, pero en ese momento dije: ¿por qué desistir?

Realicé la prueba y al finalizar me dieron fecha para asistir a la fase dos. Eso significaba que algo bueno estaba sucediendo. Profundamente emocionada le compartí a mi Jefe del actual trabajo quien sonriente celebraba junto a mí porque conocía mi corazón, sabía mi anhelo. Después de la fase dos, llegó la tres. En esta etapa quedábamos dos en la búsqueda del puesto. Me disfrutaba lo que me pasaba y a la vez era increíble, muchas emociones. Recuerdo esa tarde previo a la tercera prueba, vi a la otra presentadora y era tan buena en lo que hacía, su sonrisa y experiencia eran extraordinarias y fue allí que dije Señor bendícela.

Como seres humanos tendemos a flaquear y yo dude de mí en ese momento. Bajé mi rostro y vino una fuerza sobrenatural ¿Por qué desistir?

Tras la tercera prueba me llamó el Director General a su oficina y dijo: “Es tuya la oportunidad”, hubo un silencio e intentaba sonreír, era una mezcla de nerviosismo con alegría y una pizca de incertidumbre. Entonces pregunté: -¿Por qué yo? - A lo cual respondió: - “Porque vi en ti lo que llegarás a ser”-.

¡Esas palabras me marcaron!

Esa tarde fui nuevamente con mi Jefe y dije que necesitaba iniciar con el proceso de entrega de mis atribuciones ya que necesitaba dejar a mis clientes en manos de alguien que los cuidara y atendiera como lo había hecho yo durante cinco años. Un mes mas tarde, salí rumbo a integrarme al cien porciento en el proceso de capacitación que me brindaba el Canal.

Lo que no sabía, era que el proceso tomaría un promedio de tres meses. Al cabo del tiempo mis ahorros fueron terminándose, tenía en mis manos los últimos veinte quetzales aproximadamente $3.00 y tomé a mi hija de su mano y la llevé a comprar su desayuno, caminando me dijo “mami ya no quiero comer huevitos”… Se me desgarró el alma, porque sabía que quería lo mejor para ella. Al pagar lo que había comprado para su desayuno me quedaba Q10 de vuelto, o sea 1.50 dólares, respiré y dije: “aún me queda para comprar su cena”, terminando de suspirar y con el corazón envuelto en mis manos llenas de amor para mi hija, íbamos rumbo a casa pero detrás tenía a un indigente quien sollozando me pidió comida. ¡Dios mío! Tomé de mi bolsa los últimos diez quetzales que tenía, nadie se imaginó que en ese billete iba mi esperanza de alimentar a mi hija para la cena, lo agarré con tanto amor, vi al cielo y dije: “Señor, todo te lo he entregado, por favor no me desampares; me desprendo de esto” y fue allí, con genuino amor al prójimo, compré un delicioso pan y se lo entregué al señor que estaba pidiendo comer. Tomé la mano de mi hija y sentía como mi interior se desgarraba y mi boca tenía sabor a sangre. No sé como logré caminar a casa.

Esa tarde me llamó el Director General del Noticiero indicándome que mi tiempo de capacitación había terminado y que estaba lista para salir en vivo la mañana siguiente. Todo el País me vería, sin siquiera imaginar por lo que había pasado. Esa misma tarde me llamó uno de mis mejores amigos y dijo: “Dios ha puesto en mi corazón invitarte a cenar a ti y a tu hijita”.

Y fue entonces que dije nuevamente ¿Por qué desistir?

Han pasado varios años desde que esto ocurrió y justo hace una semana la vida me dio un regalo más de los tantos que me ha permitido disfrutar; nuestra vida profesional nos unió en uno de los mas importantes Foros realizados en mi País, conocí a la presentadora que tanto he admirado y compartí escenario con ella. Claudia Palacios.

Amigos, no tenemos garantizado ganar, pero hay una fuerza sobrenatural que siempre va con nosotros. Habrá momentos de prueba, pero hemos sido dotados de grandes dones y talentos, los cuales por orgullo, enojo, resentimiento, berrinche, decidimos esconder, olvidando que los únicos que nos estamos privando somos nosotros mismos. Nuestras vestiduras son de realeza, quien no la tiene es porque él mismo ha decidido quitársela.
¿Por qué desistir?

 

 

BANNER INFERIOR 2-1