Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

GobernandoSJ1Principal


El mandatario relanzó este sábado los esfuerzos de alfabetización, que a nivel nacional han permitido que 300 mil personas aprendan a leer, escribir y a hacer cálculos matemáticos básicos.

Redacción: El Periodista       Fotos: CAPRES

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, anunció este sábado que el gobierno trabaja para “declarar a El Salvador libre de analfabetismo”, una meta en la que ya se adelantan 72 territorios declarados libres de este flagelo social, a los cuales se sumarán otros 17 municipios en las próximas semanas.

Es una “meta difícil”, reconoció el Presidente, pero es posible a través de la unidad nacional.

Añadió que los esfuerzos de alfabetización, que acompañan miles y miles de voluntarios, han permitido que más de 300 mil personas encontraran la luz del saber, adquiriendo la habilidad de leer y escribir.

“Les hago este llamado porque no importa la edad: hay personas de 70 y 75 años que no sabían leer y escribir, y decidieron aprender para leer las sagradas Escrituras o para poder firmar”.

Llamó a la población a identificar en sus comunidades a personas en condición de analfabetismo y a sumarse como voluntarios en esta última etapa de la campaña, que llevará al país a erradicar totalmente el analfabetismo.

“El Salvador alfabetizado es posible”, será la frase que acompañará desde ahora todos los esfuerzos institucionales para alcanzar la meta.

El anuncio se realizó durante el programa Gobernando con la Gente, en San Jacinto, en el cual el Presidente entregó los emblemáticos chalecos de alfabetizadores a jóvenes voluntarios.

El ministro de Educación, Carlos Canjura, agregó que están trabajando para que el 2018 sea el Año de la Alfabetización y el año en el que declaramos a nuestro país libre de analfabetismo.

Añadió que es un enorme y hermoso reto nacional, pues aún faltan 300 mil personas a las que hay que enseñarles estas habilidades tan importantes en el desarrollo humano.

El titular de Educación explicó que, entre bachillerato y la educación superior hay 450 mil jóvenes, que si se sumaran como voluntarios permitirían en un solo acto acabar con el analfabetismo.

El funcionario llamó a todas las instituciones públicas, al sistema de educación público y privado, a las alcaldías y a las empresas a sumarse a estos esfuerzos que permitirán al país levantar con orgullo la bandera de la alfabetización, una condición fundamental en el camino de desarrollo humano inclusivo.