Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

principalbidl


Especialista del BID, indicó que el gobierno electrónico en El Salvador tiene debilidades en cuanto a los recursos financieros, falta de personal especialista en tecnología  y los escasos servicios públicos en línea.

Redacción: EP   Foto: Redes

La Secretaria Técnica y de Planificación de la Presidencia (SETEPLAN) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), desarrollaron el foro “Gobierno electrónico en El Salvador, dónde estamos y hacia dónde queremos ir”. En la actividad se presentó el estudio sobre la situación del uso de las TIC en las instituciones de gobierno.

Los resultados del estudio indican que El Salvador aporta poco recursos financiero para la inversión de gobiernos electrónicos; también que el personal especialista en tecnología es insuficiente. “Los servicios públicos en línea son pocos y en una fase muy inicial. El ciudadano no puede ir al website y completar un servicio de gobierno en línea; estos son algunos de los hallazgo del estudio”, precisó, Miguel Purrúa, especialista del BID.

Agregó. “El ciudadano puede frustrarse por no tener mecanismo de comunicación con el gobierno; las personas tendrán una mala relación con el gobierno y el sector público gastaría 20 veces más en atender a un ciudadano que si lo hiciera a través del website”.

El BID, recomendó al gobierno debe implementar estrategias tecnológicas, fortalecer la parte institucional del gobierno electrónico, alfabetizar a los ciudadanos para que ellos sepan de las nuevas tecnologías y construir un gobierno digital.

“Hay que formar recursos humanos adicionales para que el gobierno pueda mejorar su sistema electrónico”.

Roberto Lorenzana, secretario SETEPLAN, indicó los esfuerzos del Ejecutivo para crear mecanismo de comunicación con la población. “Se ha creado una institución de gobierno electrónico para mejorar la eficiencia y la calidad en el proceso en los gobiernos y la atención a las personas”

Estas nuevas tecnologías han sido implementadas en países como Estonia, el Reino Unido y Uruguay, estos ahorran recursos financieros a la administración pública y tiempo a los ciudadanos.