Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Avances1Principal


Se ubica en el reciento fronterizo terrestre El Salvador-Guatemala, Cantón El Brujo, Caserío Anguiatú, Metapán. El nuevo Puente Anguiatú, tendrá una longitud de 40.40 metros y 20.10 metros de ancho. Beneficiará a 347,159 personas y es ejecutado con una inversión de $3, 595,609.49.

Redacción: El Periodista             Foto: MOP

 

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, el ministerio de Obras Públicas, Eliud Ayala, y el Embajador de México, Orlando Arvizu Lara, supervisaron este jueves, el avance en la construcción del nuevo puente binacional Anguiatú, que presenta un progreso del 70%, superior al programado para esta fecha.

Este nuevo puente, se enmarca en el Programa de Infraestructura Vial Estratégica para los departamentos de Ahuachapán, Santa Ana, y La Libertad, por $144,7 millones, a través de los Fondos Yucatán, aprobados en agosto de 2015, por la Asamblea Legislativa.

El 45.6 % del total, es donación del Gobierno de México, y el financiamiento para el puente Anguiatú proviene de estos fondos.

Tendrá una longitud de 40.40 metros y 20.10 metros de ancho. Beneficiará a 347,159 personas y es ejecutado con una inversión de $3, 595,609.49.

Como parte del proceso constructivo del puente, ya se realizó el colado de la losa de concreto del puente. En total 28 camiones de 8 metros cúbicos de concreto se vaciaron sobre la losa, que en total suman 224 metros cúbicos de concreto los que se utilizaron para conformar la losa del puente.

En la actualidad, se trabaja en tareas como: Mejoramiento de la sub rasante en ampliación de carretera, Excavación en roca para canaletas sobre talud, en ampliación de carretera, Preparación de formaleta para barrera de concreto, en puente y Preparación para revestimiento de protección en estribo.

Para mantener el tráfico sin interrupción mientras se construye el nuevo puente, el MOP instaló un puente provisional, cuyo paso tiene algunas restricciones como: peso máximo 40 toneladas, el paso es de dos carriles pero únicamente para tráfico liviano, y para tráfico pesado a un solo carril.

La obra se enmarca en una apuesta nacional de logística e integración regional. Por este puente se moviliza un tráfico promedio diario de 3,080 vehículos, de estos 809 es transporte de carga.

El nuevo puente es de 4 carriles de circulación vehicular de 3.65 metros cada uno (2 carriles más del demolido), contará con aceras a ambos lados de 1.20 metros, barreras de protección vehicular y baranda peatonal.

La superestructura del puente se construye con 8 vigas de concreto pres forzado, losa de concreto reforzado de 0.20 m de espesor, con barreras vehiculares de seguridad del tipo New Jersey en ambos laterales, dos aceras peatonales, barandales peatonales, juntas transversales de neopreno, y elementos de drenaje de hierro fundido. La subestructura consistente de apoyos elastoméricos sobre estribos de concreto reforzados con cimentación directa.

La sustitución del puente demanda que se amplíe la sección de la carretera de Santa Ana a Metapán, en las proximidades del mismo, a través de una transición de 2 carriles en esta carretera a 4 carriles en el puente, en una longitud estimada de 260 metros, lo que se hará únicamente en territorio de El Salvador.