Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

ULTIMAS NOTICIAS
  • Loading

CrimePNC 1


El comercio ilícito de cigarrillos, es la actividad que financia a las pandillas en Centroamérica, El Salvador no es la excepción, es por eso que desde el  2016, Crime Stopper International trabaja en forma coordinada con la Policía Nacional Civil (PNC) y otras entidades públicas y privadas, para combatir este flagelo que amenaza la seguridad nacional.  

Por: Milady Cruz        Foto: Cortesía 

Crime Stoppers El Salvador y la PNC, mediante la plataforma digital tupista.info, han obtenido varias denuncias anónimas del paso ilegal de los cigarrillos, que han sido verificadas por la División de Seguridad Fronteriza de la corporación policial. Las autoridades han dado seguimiento a la información y ejecutado acciones claves para combatir el contrabando.

CrimePNC 2Al brindar la información recibida por tupista.info de Crime Stoppers El Salvador, la División de Seguridad Fronteriza de la PNC pudo capturar a Mario Hernán Umaña Cardona y Eliazar Armando Galán Mendoza, en el caserío El Roble, Metapán, del departamento de Santa Ana, acusados por el delito de contrabando de mercadería.

A ellos se les incautó 40 mil cajetillas de cigarrillos marca Modern, valorados en aproximadamente en 80 mil dólares.

Para el especialista panameño en temas de contrabando, Severino Mejía Mosquera, el ilícito del comercio de cigarrillos financia a estructuras criminales en el país, lo cual convierte a este negocio ilegal en una actividad rentable que les permite a estos grupos comprar armas, vehículos, inmuebles, teléfonos y otros elementos que fortalece su accionar delictivo.

Severino Mejía Mosquera, Maestro Especialista Centroamericano en temas de contrabando de origen Panameño, afirmó que “que el contrabando de cigarrillos representa una amenaza para la seguridad nacional de los países de la región y que su abordaje debe de ser integral, holístico, desde un enfoque de 360 grados, ya que es un flagelo que genera enormes pérdidas, tanto al fisco, por los impuestos que deja de percibir; a las empresas que operan dentro del marco legal del país y a los consumidores, quienes corren grandes riesgos al adquirir productos sin garantía ni los debidos estándares de calidad”.

En una conferencia realizada por Crime Stoppers El Salvador, hoy, en un hotel capitalino, el especialista precisó que “el comercio ilícito de cigarrillos representa una amenaza para la seguridad nacional de los países de la región, y que su abordaje debe ser integral, ya que es un flagelo que genera enormes pérdidas, tanto al fisco, por los impuestos que deja de percibir, a los consumidores, quienes corren grandes riesgos al adquirir productos sin garantía ni los debido estándars de calidad”.

Solo en El Salvador, según los datos obtenidos por Crime Stoppers, son consumidos 940 millones de cigarros al año, de los cuales el 32% son ilícitos. Este hecho genera una evasión fiscal acumulada de unos 15.5 millones de dólares anuales, es decir, el Estado deja de percibir este monto en impuestos.

El comercio ilícito de cigarrillos es un fenómeno silencioso que amenaza la economía, la institucionalidad y la seguridad de los países centroamericanos, especialmente, en El Salvador. Dado al acelerado crecimiento del contrabando de cigarros, se ha convertido en una actividad de interés para el crimen organizado y el terrorismo.

Esto sucede porque el contrabando de cigarrillos es una actividad de bajo riesgo y altas ganancias para las pandillas, por eso, es utilizado para financiar sus actividades. Asimismo, les resulta ventajoso ya que puede ser cubierto fácilmente como una actividad legal, por ejemplo: puede introducirse el producto en envoltorios de golosinas, o esconderse fácilmente, las ganancias son altas y los riesgos mínimos para los contrabandistas.

La grave amenaza a la seguridad ciudadana, producto de los cigarrillos de contrabando, se suma a los efectos dañinos que dicho crimen representa para la institucionalidad democrática, jurídica y económica de los países, ya que, de acuerdo con datos del Banco Mundial, el comercio ilícito de cigarros representa entre un 10 y un 12% del mercado.

Dicho de otra forma, al año 600 mil millones de cigarrillos ilegales generan una pérdida en recolección de impuestos de entre 40 y 50 mil millones de dólares, esto de acuerdo al Estudio realizado por Cid Gallup en 2016, denominado: “El Comercio ilícito de cigarrillos de Centroamérica, del contrabando hormiga a un elefante en el mercado”.