Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Resplandor1Principal


El capítulo Resplandor de Damas FIHNEC es una organización laica, que ha logrado un alcance significativo, en dos años de servicio, dirigido a mujeres, han impactado de forma positiva a otras mujeres, con sus testimonios de vida. Ellas comparten cómo han ido transformando sus vidas, con nuevas esperanzas y con una visión más clara y de total entrega en su relación personal con Dios, porque suman y multiplican en la vida de miles de mujeres.

Redacción: Milady Cruz        Foto: cortesía Damas FIHNEC

Las damas de la Fraternidad Internacional de Hombres de Negocios del Evangelio Completo, FIHNEC, capítulo Resplandor, celebraron el segundo aniversario, el pasado 11 de abril.

Este grupo de mujeres que han impactado en la vida de otras mujeres, trabajan por construir el Reino de Dios, quienes con sus testimonios de vida, han logrado elevar el autoestima de las personas, a través de la visión y misión que Dios tiene planificada para cada mujer en medio de cualquier dificultad. 

“El nombre Capitulo Resplandor nace del corazón de Dios porque en mis pláticas con el Señor, Él me dice quiero sellar ese lugar con el Resplandor de mi Gloria”, con estas palabras resume María Elena Bustamante, coordinadora del Capítulo Resplandor de Damas FIHNEC, quien junto con su equipo de servidoras celebraron sus primeros dos años de vida, de muchos que tienen por recorrer. MaríaElena1Principal

Damas FIHNEC nace de la columna vertebral de la Fraternidad de Hombres de Negocios del Evangelio Completo (FIHNEC), una organización que fue creada por su principal líder Demos Shakarian, hace unos 65 años, cuando Dios, según lo explica María Elena Bustamante “le pone la visión a él de compartir una nueva esperanza a los ancianos, niños, mujeres y hombres, en un momento Demos se pregunta: ¿Dónde están los hombres productivos? Y en su visión ve a esos hombres muertos en vida, sin esperanza. Pues orándole al Señor y pidiéndole al Espíritu Santo que le ayude a ver lo que Dios quiere, el Señor le da la estrategia de hacer reuniones en restaurantes o cafeterías e invitar a personas a dar su testimonio de vida y cómo les ha transformado su pasado y su lamento en baile, y va viendo como todos van prosperando”.

Cada mujer es una pieza clave

Así es como nace esta organización y empieza a crecer por todo el mundo. En El Salvador ya tienen 82 capítulos de mujeres, también hay capítulos de hombres, jóvenes y niños.

El Capítulo Resplandor fue gestado un 6 de abril de 2016, iniciando con siete servidoras “el primer día, yo daba por primera vez mi testimonio, daba las primicias de ese fruto en mi vida como agradecimiento de donde me sacó el Señor. Le había estado pidiendo a Dios servirle en mi llamado y hablando con él en oración, me dice que quiere que le sirva allí, haciendo la diferencia, dando y enseñando todo lo que Él me ha revelado. Es allí donde me lleno de fuerzas y de valentía y hago un pacto con el Señor que si Él va conmigo, yo hago lo que me mande hacer. Ese día fue glorioso estuvimos como 70 mujeres reunidas”, relató.

En dos años servicio, han tenido un impacto muy positivo hacia otras mujeres, con un crecimiento espiritual estable, seguro y de entrega personal, dando es como se recibe “y soy testigo que enseñando lo que Él nos da en su palabra, es como vamos siendo transformadas. Cada una de nosotras conocemos el día de hoy al mismo Dios de ayer, de hoy y del futuro. Ya sabemos a quién acudir en los problemas, en la enfermedad y en cualquier circunstancia”, expresa con gran convicción.

Durante las reuniones de Damas FIHNEC, no se habla de una iglesia específica, ni de política, sino de lo que en verdad las une como mujeres que es Cristo, de acuerdo a las declaraciones de la coordinadora Capítulo Resplandor. Se denominan Cristocéntricas y laicas, “somos las mujeres más felices de la tierra, no porque no tengamos problemas, sino porque sabemos que más grande es nuestro Dios que cualquier problema que se nos presente. En estos 2 años hemos aprendido a ser mujeres guerreras que nos ponemos en la brecha en oración y clamor”.

Capítulo Resplandor tiene altas expectativas de crecimiento, todos los días se esfuerzan por invitar a demás mujeres para que formen parte de Damas FIHNEC y se alimenten del bálsamo espiritual. Las reuniones son todos los miércoles en Restaurante Los Cebollines, Santa Elena, de 8:30 a 10:00 a. m.

“Cuando conoces a un Dios real y eficaz, no dudas en ningún momento que no va a respaldarte una vez más. Tener esa relación con Él es lo más maravilloso que vivo día a día. Lo más importante no es el número de cuantas mujeres lleven a cada reunión, sino que cada mujer se vaya con la salvación y a Cristo en su vida. Además que cada una de nosotras aprendamos de ese Dios Todopoderoso que está con nosotras y que tengamos una relación personal con El”, concluye María Elena Bustamante, coordinadora del Capítulo Resplandor, de Damas FIHNEC.