Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

Derechos1Principal


Un grupo de niñas, niños y adolescentes, con el apoyo de las Naciones Unidas, entregó este martes a la Comisión Coordinadora del Sector Justicia, instituciones del Estado, agencias de cooperación internacional y organizaciones que trabajan por sus derechos, una recopilación propuesta para erradicar la impunidad en los delitos sexuales.

Por: Jennifer Abarca         Foto: Unicef

En el marco del Día Internacional y Nacional de la Niña, el Sistema de las Naciones Unidas promovió la participación de 36 niñas, niños y adolescentes de centros educativos de San Marcos, Santo Tomas y Santa Tecla, en dos talleres realizados el 11 y 19 de octubre, donde se analizó la situación de violencia sexual que sufre esta población, especialmente las niñas y adolescentes mujeres.

De este importante ejercicio realizado se recopilaron sus propuestas para prevenir esta forma de violencia y erradicar la impunidad en estos delitos. 

A partir del conocimiento de sus derechos, experiencias e interpretación sobre el rol de las instituciones, elaboraron una serie de recomendaciones para la atención y respuesta desde el Estado, la familia y la comunidad ante los delitos sexuales, para erradicar la impunidad y garantizar el acceso a la justicia.

Eso en sintonía con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 5, sobre igualdad de género que plantea, como una de sus metas, la eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres y niñas en lo público y en lo privado.

En 2016, según datos de la Policía Nacional Civil, 7 de cada 10 denuncias recibidas por delitos sexuales tuvieron como víctimas a niñas y adolescentes mujeres. Hasta agosto de 2017, la Fiscalía General de la República (FGR) había recibido 1,972 denuncias por delitos sexuales contra este grupo poblacional.

En ese mismo periodo, según la FGR, se judicializaron 549 casos de los que solamente 54 concluyeron con una sentencia condenatoria. La impunidad promueve una tendencia hacia el aumento de estos hechos y hacia la desvalorización social sobre la mujer, asimismo, profundiza la desigualdad de género que se transmite entre generaciones desde la infancia.

“Las niñas y adolescentes de El Salvador queremos que se nos proteja en nuestras familias, comunidades, iglesias y escuelas; queremos que se investiguen los casos de violencia sexual que se cometen contra nosotras; queremos que se juzgue y se condenen a los responsables de estos abusos; queremos que nos escuchen y nos crean; y sobre todo queremos que se respeten nuestros derechos”, declararon Marcela y Bessy, dos de las participantes en los talleres.

“La violencia sexual contra las niñas, adolescentes y mujeres es totalmente inaceptable”, expuso el Coordinador Residente de las Naciones Unidas, Christian Salazar. “El alto número de denuncias nos llama a todos y todas a tomar acciones contundentes para prevenirla, proteger a las niñas y castigar a los hechores”, añadió.