Twitter Facebook    

    BANNER 900X100EP

logo1

MensajePresi1Principal


El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, dijo este domingo en su mensaje de fin de año que los "logros" alcanzados durante 2017 en materia de seguridad le permitirán al país avanzar con "firmeza" en la lucha contra el crimen, principalmente de las pandillas, en 2018.

Redacción: Agencia EFE         Foto: CAPRES

"Los éxitos que alcanzamos con el Plan El Salvador Seguro nos permiten cerrar este año con una significativa reducción de delitos y nos dan la certeza de avanzar con firmeza en esta heroica misión para llevar seguridad y tranquilidad al país", sostuvo el mandatario en una cadena nacional de radio y televisión.

Según cifras dadas a conocer este domingo por el Director General de la Policía, Comisionado Howard Cotto, El Salvador cerrará el año con una reducción de más de 1.300 homicidios en comparación con el 2016 y por debajo de las 4.000 muertes violentas.

Sánchez Cerén, quien a mediados de 2018 concluirá su cuarto año de gobierno, sostuvo que estos "logros" en seguridad y en otras áreas "son el resultado de nuestra política permanente de dialogo" que "permitió alcanzar grandes acuerdos de nación".

El jefe de Estado destacó los resultados en su ofensiva contra las pandillas pese a los señalamientos de diversos sectores, incluida la ONU, que han pedido el final de una serie de medidas "extraordinarias" por las supuestas violaciones a derechos humanos que generan.

Por otra parte, el presidente salvadoreño alabó la reforma del sistema de pensiones, el aumento al salario mínimo y el pacto para la recuperación del café alcanzado en el Congreso con los votos de su partido, la ex guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

"Con ese mismo espíritu de poner al centro los intereses de país y el bienestar de la gente continuaremos en el 2018 juntos encontrando soluciones a los desafíos de país y construyendo El Salvador que todos deseamos", indicó.

Sánchez Cerén evitó referirse a la falta de acuerdos entre su partido y el principal partido de oposición, la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que llevará al país centroamericano a iniciar el 2018 sin un presupuesto estatal.

El Gobierno urgió desde mediados de diciembre al Congreso a aprobar el presupuesto de 2018 para evitar el "grave riesgo" de caer en un "impago" de la deuda estatal, similar al que vivió el país en abril pasado.

El Ejecutivo busca que el Congreso apruebe un presupuesto de 5.520 millones de dólares y a emitir deuda por 2.800 millones para saldar las "brechas" en el presupuesto de los próximos dos años y renovar Eurobonos que vencen entre 2019 y 2024.