Twitter Facebook    

logo1

colonniños1Principal

Entre los diferentes síntomas que se pueden ocasionar, se encuentran: Gases, Dolor abdominal, Diarrea, Vómitos, Distención intestinal, Estreñimiento, Dolor para defecar o luego de hacerlo. Los vegetales y las frutas siempre serán los mejores aliados para dar una buena alimentación a nuestros niños, aunque no les guste. 

Redacción: Milady Cruz    

Con una sana alimentación, podemos ganar las batallas a muchas enfermedades. Con esto no solo brindamos a nuestros chicos la oportunidad de un crecimiento de calidad, sino que también evitamos dolencias intestinales que los pueden acompañar por mucho tiempo.

Uno de los padecimientos intestinales que suelen presentarse en edad temprana es el colon irritable en niños. En estos casos, las acciones de la madre deben ser concretas y sencillas para facilitarle una recuperación rápida y sin complicaciones a su pequeño.

El colon irritable en niños se presenta por la ingesta de alimentos que contienen lactosa, grasas, picantes, harinas, entre otros. Un niño que no ha sido lactado a pecho estará más expuesto a estos padecimientos, por ello la importancia de la lactancia materna para ayudarle a tener buenas defensas en su organismo.

La doctora Karla Hernández recomienda que debe vigilarse el consumo de ciertos alimentos como: “las hamburguesas, las comidas muy condimentadas, las carnes que no van bien preparadas, bebidas carbonatadas, los churros, las comidas preparada con exceso de grasas. En este caso, los niños deben llevar una dieta blanda como verduras y frutas para recuperar todo lo perdido cuando hay vómitos y diarrea, es necesario dar al paciente en casa muchos líquidos para recuperar la flora instestinal”, recalca la especialista.

Otra recomendación de la doctora es no que se debe sobrepasar las dosis indicadas, ya que la sobrealimentación puede producir desarreglos en el tracto intestinal.

El colon irritable en niños se ha relacionado con factores psicológicos importantes como el estrés y el nerviosismo. Asimismo, muchos lo vinculan a desajustes hormonales, intolerancias alimenticias, predisposición genética o cambios en la mucosa intestinal.

Conoce algunos de los síntomas del colon irritable en niños

El colon irritable en niños es un trastorno que puede presentar recaídas o incluso volverse crónico. Las causas que lo generan son desconocidas. Entre los diferentes síntomas que se pueden ocasionar, se encuentran: Gases, Dolor abdominal, Diarrea, Vómitos, Distención intestinal, Estreñimiento, Dolor para defecar o luego de hacerlo.

“Ante un proceso diarreico o la presencia de vómitos, lo que se recomienda es hidratar inmediatamente al pequeño con suero de coco, guardar mucho reposo y suministrar medicamentos acordes a su edad, nunca se debe automedicar, para evitar otros trastornos”, precisó.

Add a Comment

Artritis reumatoidea1PrincipalLa artritis reumatoide es una enfermedad del sistema inmunológico que ataca los tejidos del cuerpo.

Redacción: con información https://doctorlandivar.com

Según explica el sitio web https://doctorlandivar.com la artritis reumatoide es una enfermedad crónica autoinmune que puede afectar no solo a las articulaciones causando dolor, inflamación y rigidez, sino también otros órganos del cuerpo, incluida la piel, ojos, corazón, pulmones y vasos sanguíneos.

El daño articular que causa la artritis, generalmente ocurre en ambos lados del organismo. Es decir, que las articulaciones se ven afectadas de manera simétrica.

Algunos de los síntomas y signos de Artritis Reumatoide es que se presenta con periodos conocidos como brotes o exacerbaciones. Y otras veces con periodos de remisión, cuando los síntomas desaparecen por completo.

Durante los periodos de brote, los síntomas y signos que aparecen pueden incluir: Dolor e inflamación de las articulaciones; muñecas, pies, manos, tobillos y rodillas, así como la rigidez articular que empeora por las mañanas o periodos de inactividad, enrojecimiento, calor y sensibilidad en las articulaciones, pérdida de la función articular, fatiga y dolores musculares. Algunas veces cansancio, pérdida del apetito o febrícula.

La artritis reumatoide temprana afecta primero las articulaciones más pequeñas, especialmente las de las manos, pies y dedos. A medida que la enfermedad avanza, los síntomas se extienden a las muñecas, rodillas, tobillos, codos, cadera y hombros. Generalmente en las mismas articulaciones de ambos lados del cuerpo.

¿Qué causa la artritis reumatoide?

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune, lo que quiere decir, que se origina debido a reacciones defectuosas en el sistema inmunitario, provocando que ciertas células y/o sustancias químicas ataquen por error el tejido de las articulaciones. La inflamación que causa la artritis reumatoide se desarrolla en la «sinovial», el tejido que recubre la articulación. Las sustancias químicas del sistema inmunitario causan que el cartílago se desgaste, disminuyendo el espacio entre las articulaciones y los huesos, causando fricción y dolor.

¿Puedo padecer artritis reumatoide, y cuáles son los factores de riesgo?

Existen factores de riesgo que pueden aumentar la probabilidad de padecer artritis reumatoide y son: Sexo, las mujeres tienen más probabilidad de enfermar que los hombres. La edad puede aparecer a cualquier edad, pero es más frecuente a mediados de esta. Asimismo, algunos antecedentes familiares, el tabaquismo, entre otros.

Una dieta pobre y alergias alimentarias: Los alimentos que contribuyen a la inflamación incluyen carbohidratos refinados, alimentos fritos y demasiado azúcar.

Síndrome del intestino permeable, la obesidad: Especialmente si alguien es obeso antes de los 55 años, además de la exposición ambiental: Debido a la exposición a toxinas, como asbestos o sílice.

El diagnóstico lo debe realizar un médico y puede requerir múltiples pruebas de laboratorio.

Según explica el doctor Agustín Landivar para las complicaciones es importante no ignorar sus síntomas, incluso si van y vienen, ya que esto puede acarrear complicaciones a largo plazo, como ser: Mayor riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, así como daños en los nervios y la inflamación de los vasos sanguíneos (llamada vasculitis).

Síndrome del túnel carpiano, presenta dolores de cabeza frecuentes, problemas renales y retención de líquidos, osteoporosis, anemia y fatiga, nódulos reumatoides con frecuencia en los dedos o los codos. Erupciones, hematomas y úlceras cerca de las uñas, síndrome de Sjögren e infecciones frecuentes en la boca y las encías.

Tratamiento natural para los síntomas de la Artritis Reumatoide

Si bien los antiinflamatorios ayudan a controlar los síntomas, estos alteran el sistema inmunológico.

Los tratamientos naturales también pueden ayudar a reducir el dolor, la hinchazón, y prevenir un mayor daño en las articulaciones, mejorando así la calidad de vida del paciente. El doctor especializado en medicina natural recomienda seguir un tratamiento especial para este padecimiento.

Consumir alimentos antiinflamatorios como: Pescados grasosos o gordos, orgánicos como el salmón, Brócoli, Col de Bruselas, Semillas de lino, Semilla de chía, Nueces Cerezas.

Los alimentos que se deben evitar: Aceites hidrogenados, Carnes rojas, Productos lácteos, Gluten, Granos procesados, Tomates, Berenjenas, Papas.

Consumir Suplementos como: la Cúrcuma, Omega-3, Condroitina y Sulfato de Glucosamina. Si necesita un suplemento que contenga la mayor cantidad de sustancias naturales posibles para reducir la inflamación y ayudar a prevenir y tratar una artritis, le recomendamos comprar los productos Extra-Flex y Curcuhealth en la página web https://doctorlandivar.com/

Add a Comment

VacunasNiñosPfizer1Principal


La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la UNICEF recomiendan que los programas de vacunación deben mantenerse en los países incluso durante la pandemia por COVID-19, para evitar rebrotes de enfermedades como la neumonía, influenza (gripe), el sarampión, la poliomielitis y difteria en niños. Se evitaría entre dos y tres millones de muertes al año.

Redacción: con información de Laboratorios Pfizer Centroamérica

¿Cuáles brotes de enfermedades prevenibles podrían resurgir si descuidamos la vacunación de los niños en época de pandemia? Neumonía, influenza, sarampión, poliomielitis y difteria son algunas de estas enfermedades. Según la OMS, las vacunas evitan entre dos y tres millones de muertes al año.

Las vacunas son una de las mejores herramientas que los padres pueden utilizar para proteger a sus hijos contra 14 enfermedades infantiles, las cuales pueden llegar a ser graves e inclusive causar la muerte.

Las vacunas ayudan a las defensas naturales de los niños a desarrollar inmunidad contra enfermedades prevenibles por vacunación (EPV) como las mencionadas, gracias a la vacunación, hoy muchos padres jóvenes no han visto los efectos de padecimientos como el sarampión o la poliomielitis en sus hijos ni en la comunidad.

Es importante que los niños reciban todas las dosis de las vacunas, de acuerdo con las indicaciones del médico tratante, del calendario de vacunación recomendado y del esquema del país, para cuidar su salud y la de los demás.

Un brote se refiere a la aparición súbita de una enfermedad infecciosa, en un lugar específico y en un momento determinado. Todos varían de acuerdo con el agente causal, ya sea virus o bacteria, duración y si son o no enfermedades prevenibles por vacunación.

“En el contexto actual, una disminución de las coberturas de vacunación puede desencadenar un riesgo por brotes de enfermedades contagiosas, las cuales suelen complicarse y en muchas ocasiones, requerir hospitalización. Por eso en Pfizer, instamos a los padres a cumplir con el esquema de vacunación de sus hijos, de acuerdo con las indicaciones de su pediatra y los lineamientos del sistema sanitario del país, para evitar que padezcan enfermedades infecciosas y prevenir su propagación a través de las vacunas”, indicó la doctora Lenny Figueroa, gerente médico de Pfizer Centroamérica y Caribe.

Las vacunas procuran que, si el cuerpo entra en contacto con un agente infeccioso, este active una serie de funciones de defensa que les permitirá a las personas reaccionar más rápido, con una mayor eficiencia y si es posible, evitar padecer la enfermedad.

Impacto de enfermedades prevenibles por vacunación

La enfermedad neumocócica es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo.5 Cifras de la OPS indican que el neumococo causó cerca de 8.9 millones de casos de neumonía, en el año 2015 a nivel mundial; siendo 3.5 millones graves o muy graves.

Adicionalmente, la neumonía es la causa que lidera los fallecimientos infantiles a nivel mundial. Cada año el 18% de todas las muertes de niños menores de cinco años se debe a esta enfermedad. En algunos niños hospitalizados, puede darse fiebre, el síndrome de dificultad respiratoria aguda, sepsis (inflamación descontrolada en el cuerpo que provoca una insuficiencia orgánica generalizada), debilidad e incluso, la muerte.

Por su parte, la influenza estacional puede ocasionar complicaciones en niños menores de cinco años, especialmente en los menores de dos, tal es el caso de neumonía, deshidratación, problemas en senos nasales o infecciones de oído y agravamiento de enfermedades cardíacas, así como asma.

La vacuna contra este virus ha demostrado que reduce los casos, las consultas médicas de padres, el ausentismo escolar e inclusive, el riesgo de hospitalizaciones.

Otro de los brotes que podría surgir si descuidamos la vacunación de los niños es el del sarampión. Este virus infecta el tracto respiratorio y puede generar desde ceguera y encefalitis hasta diarrea grave y neumonía. Si bien existe una vacuna segura y económica, se murieron 110 mil menores de cinco años debido a esta enfermedad, en 2017, en el mundo.

La poliomielitis es otra de las enfermedades infecciosas contra las cuales es importante vacunar a los niños. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), mientras exista un solo niño infectado a nivel global, los demás corren el riesgo de contraerla.

En el caso de la poliomielitis, una de cada 200 infecciones produce parálisis irreversible (suele ser en las piernas) y entre un 5% a 10% de estos casos mueren por parálisis de músculos respiratorios.

“La pandemia por COVID-19 nos ha demostrado lo importante que son las vacunas, así como el mantener al día el esquema de vacunación, tanto de nuestros hijos como de nosotros los adultos. Si en un grupo existe una cantidad suficiente de personas vacunadas, el agente infeccioso no podrá circular efectivamente; sin embargo, si la población no se vacuna, la cantidad de personas susceptibles a contraerlo incrementará, al punto de que la inmunidad de grupo desaparecerá y se volverá a transmitir”, acotó la doctora Figueroa.

Add a Comment

NeumoniaNiños1Principal 


Los niños menores de cinco años son una de las poblaciones más vulnerables a la enfermedad. La vacunación, controlar ciertos factores ambientales y una alimentación balanceada pueden ayudar a prevenirla.

Redacción             Fotos: cortesía Agencia

La neumonía es una infección en los pulmones, que surge cuando los alveolos se llenan de líquido o pus dificultando la llegada de oxígeno al torrente sanguíneo. Los niños menores de cinco años son una de las poblaciones más propensas –también destacan adultos mayores y personas con ciertas afecciones- a contraer esta enfermedad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la neumonía es la principal causa individual de mortalidad infantil globalmente.

“La neumonía es una infección respiratoria con altas tasas de morbilidad y mortalidad en niños, principalmente en los menores de cinco años. Afortunadamente, hoy en día las causas más frecuentes de neumonía como el virus de la influenza y el neumococo pueden prevenirse a través de las vacunas. Por esta razón, es tan importante que los padres mantengan al día los calendarios de vacunación de sus hijos y más aún en estos momentos”, explica la doctora Lenny Figueroa, gerente médico senior de Pfizer Centroamérica y Caribe (CAC). 

“En Pfizer, tenemos un compromiso inquebrantable con la salud de los pacientes, incluidos los niños, a manera de brindarles las mejores opciones para protegerse contra la neumonía, inclusive la neumocócica”. 

NeumoniaNiños2Principal

Datos de la OMS destacan que, específicamente, cada año esta enfermedad suele ser la responsable del 15 % de todas las muertes de menores de cinco años. Cifra que podría cambiar mediante prácticas preventivas como la inmunización, control de ciertos factores ambientales y una alimentación balanceada en los niños.

Diversos agentes infecciosos como bacterias y virus causan neumonía, siendo el neumococo (Streptococcus pneumoniae) uno de los más frecuentes y hasta severo. Esta bacteria también puede provocar enfermedades leves como las otitis medias (infecciones del oído) o muy graves e incluso mortales, tal es el caso de la meningitis y las septicemias.

¿Cómo detectar la neumonía en mi hijo?

Para saber si un niño tiene neumonía, los padres deben estar alertas a los síntomas más comunes que son fiebre o escalofríos, tos, dolor en el pecho y dificultad para respirar.

Una vez detectados estos signos, es importante acudir de inmediato al pediatra para una valoración del niño y para que el especialista le indique el tratamiento necesario. “Aunque la neumonía se puede tratar, es más importante prevenirla a través de la vacunación y es menos costoso”, comentó la doctora Figueroa.

Prevenir la neumonía es la mejor medicina

Prevenir la neumonía infantil resulta fundamental para reducir los altos números de mortalidad a nivel mundial. Una de las formas más eficaces para hacerlo es a través de las vacunas que existen, hoy en día, contra la influenza, el neumococo, el Haemophilus influenzae, la tosferina y el sarampión, las cuales forman parte del esquema de vacunación infantil en cada país.

“En Pfizer, creemos firmemente que las vacunas son una de las herramientas más exitosas y efectivas para mejorar la salud pública. Por eso, durante 20 años hemos trabajado como pioneros y líderes mundiales tanto en el desarrollo como en la producción de vacunas conjugadas contra la enfermedad neumocócica, en beneficio de miles de niños a nivel global”, destacó la gerente médico senior de Pfizer CAC.

Además de proteger contra la neumonía, la vacuna antineumocócica conjugada está aprobada por la OMS contra enfermedades invasivas (meningitis y sepsis) y otitis media; por eso, dicha entidad recomienda su inclusión en los programas de inmunización pediátrica de todo el mundo.

Cada año cerca de 70 millones de bebés son elegibles para recibir dicha vacuna, en los diferentes países, a través de los Programas de Inmunización Nacional (NIP, por sus siglas en inglés), lo que equivale a la mitad de los bebés que tiene el mundo por año. En la actualidad, la vacuna conjugada contra la enfermedad neumocócica se incluye en más de 125 Programas de Inmunización Nacional a nivel global.

Otra de las iniciativas que los padres pueden implementar para prevenir la neumonía en sus hijos es brindarles una nutrición balanceada y adecuada –comenzando con la leche materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida-, la cual les permitan mejorar sus defensas naturales. Asimismo, destacan ventilar los espacios cerrados, evitar la exposición al humo del tabaco y seguir con la práctica del lavado de manos constante para evitar la transmisión de bacterias o virus.

“Sin duda alguna, los buenos resultados obtenidos a hoy en la lucha contra la neumonía han sido gracias a los programas de vacunación nacionales y a los profesionales de la salud de los diferentes países, quienes conocen el impacto que tiene este padecimiento en la vida de miles de niños alrededor del mundo y promueven la vacunación”, concluyó la doctora Lenny Figueroa.

Con información de Pfizer CAC.

Add a Comment

Artritis1Principal


Es una enfermedad inmunológica, crónica y no tiene cura. Cerca del 80 % de los casos de enfermedades autoinmunes corresponde a la población femenina, según estudios de Pfizer.

Redacción: con información de Laboratorios Pfizer

Las enfermedades autoinmunes ocurren cuando el sistema inmunológico del cuerpo -que nos protege de bacterias, virus y toxinas, entre otros- identifica a las células saludables como enemigas y las ataca por error. Existen alrededor de 80 tipos diferentes, de las cuales la artritis reumatoide (AR) es de las más frecuentes, siendo 2.5 veces más común en mujeres que en hombres, a nivel mundial.

Puede suceder entre los 20 y 50 años, aunque niños y adultos mayores también la pueden desarrollar. Esta enfermedad es una forma de artritis crónica (continua) que causa dolor, inflamación, rigidez y pérdida de la función de las articulaciones; tiende a afectar primero las de las muñecas, manos y de los pies, así como de las rodillas, los hombros y tobillos, entre otras. Artritis2Principal

Quienes sufren este padecimiento pueden llegar a desarrollar otras enfermedades asociadas como cardiovasculares, osteoporosis, diabetes y hasta hipertensión.

“De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades autoinmunes afectan a entre el 3 % y 7 % de la población global. Específicamente, dos de cada tres casos con AR son mujeres, muchas en edad laboral, lo que trae consigo un gran impacto social, de salud y económico, permeando también a la familia y al entorno cercano de la persona”, detalló el doctor Gastón Solano, gerente médico senior de Pfizer Centroamérica y Caribe.

"Debido a que este padecimiento suele ser crónico, es importante que se detecte tempranamente para que el paciente reciba la asistencia médica necesaria y pueda tener una mejor calidad de vida. “¿Por qué las enfermedades autoinmunes se dan más en mujeres?”.

Causas de la AR

Si bien el sistema inmune protege al cuerpo de infecciones, en el caso de la artritis reumatoide se desconoce, todavía, cuál es el factor que hace que dicho sistema ataque a las articulaciones y a órganos como los pulmones, el corazón, los ojos y hasta la sangre, entre otros.

Algunas teorías apuntan a que la causa es una combinación de factores genéticos, ambientales y sociales (como por ejemplo fumar), el estrés físico y emocional, hormonales o de inmunidad anormal; sin embargo, todavía no existe una respuesta específica.4

artritis reuma2En ocasiones, los síntomas de la AR (hinchazón, dolor articular y rigidez, entre otros) pueden empeorar en brotes por ciertos factores desencadenantes como lo son el estrés, la suspensión repentina de medicamentos e inclusive, demasiada actividad.7

Cabe destacar que, esta enfermedad no es contagiosa; es decir, no se transmite entre personas.

¿Cómo controlar los síntomas?

La AR se diagnostica mediante un análisis de sangre (con pruebas generales y específicas como factor reumatoide y/o anticuerpos antipéptidos citrulinados), un examen médico de articulaciones, identificación de síntomas (por ejemplo, rigidez por las mañanas -de cerca de una hora- e hinchazón de articulaciones por al menos seis semanas) y radiografías o ultrasonidos. Si bien no existe una cura para la enfermedad, los actuales tratamientos les brindan a los pacientes un alivio de los síntomas y les permiten seguirse desempeñando casi a la normalidad. 4y9

El tipo de tratamiento que se recete siempre dependerá de varios factores, entre ellos la edad de la persona, su salud en general, el historial médico y la severidad de la artritis. Destacan fármacos antiinflamatorios sin esteroides, los inhibidores COX-2, los antirreumáticos que modifican las enfermedades y los biológicos.

“La meta que se busca con cualquier tratamiento para un paciente con AR es reducir el dolor y la inflamación en las articulaciones, así como mejorar sus capacidades para efectuar las actividades de su rutina diaria. No solo se consideran medicamentos, sino también, tener una nutrición balanceada, asistir a terapia física y emocional, así como hacer ejercicio, tal es el caso de caminar y nadar”, detalló el doctor Solano.

En el momento en que, los síntomas de AR se presenten, es importante que el paciente acuda al reumatólogo de inmediato, para una primera valoración y seguimiento. También, se recomienda ponerse en contacto con las asociaciones de pacientes de cada país, para recibir un apoyo adicional de quienes padecen la misma enfermedad y aprender más acerca de cómo afrontarla.

Add a Comment