Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Niñacomiendo1Principal


El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP, por sus siglas en inglés) anunció este lunes 29 de junio, un aumento masivo en la cantidad de personas con hambre que planea asistir en todo el mundo.

Redacción: con información de WFP

En momentos en que los devastadores impactos socioeconómicos de la pandemia de la COVID-19 empujan a millones de personas más a la inseguridad alimentaria en países de renta baja y mediana, el Programa Mundial de Alimentos se dispone a utilizar sus estrategias para ayudar a miles de personas, entre ellos niños.

"El frente de batalla contra el coronavirus se está moviendo del mundo rico al mundo pobre", dijo David Beasley, Director Ejecutivo del WFP.

“Hasta el día que tengamos una vacuna médica, los alimentos son la mejor vacuna contra el caos. Sin ellos podríamos ver un aumento de los disturbios sociales y las protestas, un aumento de la migración, un empeoramiento del conflicto y la desnutrición generalizada entre las poblaciones que anteriormente eran inmunes al hambre ", agregó.

Para hacer frente a la creciente ola de hambre, el WFP está llevando a cabo la mayor respuesta humanitaria de su historia, aumentando la cantidad de personas a las que ayuda hasta 138 millones desde un récord de 97 millones en 2019. Pero se necesita urgentemente una financiación sostenida para responder a las consecuencias inmediatas de la pandemia en los más vulnerables, y apoyar a los gobiernos y socios a frenar la propagación de la enfermedad y enfrentar los efectos de la pandemia. El WFP está pidiendo 4.900 millones de dólares para su trabajo de salvar vidas en 83 países en los próximos seis meses.

Las proyecciones anteriores del WFP sobre el número de personas que serían empujadas a la inseguridad alimentaria por la COVID-19 han sido ajustadas en base a monitoreos y evaluaciones en tiempo real. Las nuevas estimaciones del WFP muestran que la cantidad de personas que padecen hambre en los países en donde opera podría aumentar a 270 millones antes de que finalice el año, o sea un aumento del 82% desde antes de que se produjera la pandemia.

La crisis se desarrolla en un momento en que el número de personas con inseguridad alimentaria severa en el mundo ya había aumentado casi un 70% en los últimos cuatro años debido a los efectos conjuntos del cambio climático, los conflictos y las perturbaciones socioeconómicas en regiones del mundo que anteriormente habían eludido niveles severos de inseguridad alimentaria.

Los estragos de la pandemia se están sintiendo con más fuerza en América Latina, que ha triplicado el número de personas que requieren asistencia alimentaria, y entre las comunidades urbanas en países de renta baja y mediana, que están siendo arrastradas a la indigencia por la pérdida de empleos y una caída precipitada de las remesas.

Los picos de hambre también son evidentes en África occidental y central, que ha visto un aumento del 135% en el número de personas con inseguridad alimentaria, así como en África meridional, donde ha habido un aumento del 90%.

Los niveles de infección por coronavirus están aumentando en momentos en que las reservas de alimentos en algunas partes del mundo ya son bajas. En esta época del año, muchos agricultores están esperando cultivos de nuevas cosechas.

Las temporadas de huracanes y monzones están comenzando, mientras que las plagas récord de langostas en África oriental y los brotes de conflictos se suman a una perspectiva pesimista para las personas con hambre del mundo.

“Esta crisis sin precedentes requiere una respuesta sin precedentes. Si no respondemos de manera rápida y efectiva a esta amenaza viral, el resultado se medirá en una pérdida de vida desmesurada y los esfuerzos para revertir la ola de hambre se perderán", indicó Beasley.

Este nuevo rostro del hambre requiere de respuestas especializadas, con un gran aumento en el uso de transferencias en efectivo y un fuerte enfoque en los entornos urbanos. Más de la mitad del nuevo plan de respuesta del WFP se entregará en efectivo y cupones, lo que permitirá a las comunidades urbanas satisfacer sus necesidades alimentarias en los mercados locales, al tiempo que proporcionará un estímulo a las economías.

Además de brindar asistencia para salvar vidas en la primera línea del hambre, el WFP está en una posición única para ayudar a los gobiernos a asistir y empoderar a las comunidades vulnerables mediante el apoyo a los sistemas de protección social, el acceso a servicios básicos de nutrición y escolares, y el apoyo a los sistemas alimentarios.

Add a Comment

DonativoEAEquipo1Principal


El embajador de los Estados Unidos, Ronald Johnson entregó el equipo de protección personal a las autoridades de Seguridad Pública y Justicia. El donativo de equipo de protección personal, valorado en más de $120 mil.

Redacción: Milady Cruz             Fotos: Redes

La Embajada de los Estados Unidos, a través de la Oficina Internacional de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley (INL), donó guantes, máscaras, termómetros para la frente, desinfectantes y artículos de limpieza, para funcionarios de instituciones gubernamentales de seguridad y justicia en El Salvador. 

El donativo de equipo de protección personal, valorado en más de $120 mil, forma parte de un fondo especial para funcionarios públicos de gobiernos socios en materia de aplicación de la ley y justicia. Equipos2EAPrincipal

“Seguimos lado a lado con @PNCSV y @CentrosPenales para ayudarles a estar protegidos mientras realizan su valiosa labor. En esta ocasión donamos $120,000 en elementos de protección y limpieza. No podemos bajar la guardia ante el #COVID19”, comentó el diplomático en sus redes sociales.

Esta entrega es una muestra adicional del compromiso de EE. UU. de apoyar los esfuerzos de las diferentes dependencias del gobierno de El Salvador que están realizando esfuerzos para aplanar la curva de casos positivos de COVID-19.

El director de la PNC, Mauricio Arriaza Chicas agradeció al embajador Johnson “lo hemos sentido como un hermano salvadoreño que vino y se solidarizó en diversas circunstancias, en nombre de todos los policías le queremos agradecer por su ayuda en todo, no solo en la pandemia sino también en adiestramiento, tecnología y diversas áreas”, expresó.

El equipo ayudará a las autoridades de justicia y aplicación de la ley a garantizar una mejor protección de agentes de la policía y custodios de centros penales, que están trabajando en primera línea para detener la expansión del COVID-19 en el territorio nacional y en cárceles.

La entrega de este equipo forma parte de una donación más grande para la estrategia dirigida a las instituciones de seguridad y justicia reducir la curva estadística general de casos.

Durante el acto de entrega, estuvieron presentes el viceministro de Justicia y Seguridad Pública y director de Centro Penales, Osiris Luna y el director general de la Policía Nacional Civil (PNC), Mauricio Arriaza Chicas.

Add a Comment

TrajesEUABomberos1PrincipalLa entrega del donativo, que fue facilitado por el Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM), estuvo a cargo del embajador de los Estados Unidos, Ronald Johnson.

Redacción: con información de Embajada Americana

El gobierno de los Estados Unidos, como un socio clave para en El Salvador en la lucha contra la pandemia del COVID-19, realizó un donativo de trajes de protección nivel 3 de bioseguridad con zapatera, mascarillas quirúrgicas y mascarillas NK95 valorados en $15,000 para el Cuerpo de Bomberos de El Salvador.

La donación es parte de la ayuda ofrecida por la sede diplomática a través del Programa de Asistencia Humanitaria (HAP) del Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM). Los protectores faciales serán distribuidos a todo el personal del Cuerpo de Bomberos y será de mucha utilidad para combatir el COVID-19.

Debido a la pandemia de COVID-19, el Comando Sur de los Estados Unidos, a través del Programa HAP, ha estado apoyando al Gobierno de El Salvador (GOES) mediante la donación de equipos de protección personal, ventiladores de piso, kits de higiene a los centros de cuarentena, entre otros apoyos.

Estados Unidos ha sido un fuerte aliado y socio confiable de El Salvador durante décadas. Por más de 50 años, el Comando Sur de Estados Unidos ha enfocado sus esfuerzos en desarrollar lazos y fortalecer esta alianza con El Salvador, que ha incluido una gran variedad de proyectos humanitarios. Ahora estos esfuerzos están enfocados a enfrentar la pandemia del COVID-19, una lucha prioritaria en el mundo.

Add a Comment

BomberosDonaEUA2Principal


El gobierno de los Estados Unidos, a través del Comando Sur, entregó 96 equipos de respiración autónoma al Cuerpo de Bomberos de El Salvador. La donación de equipos de respiración autónoma representa una inversión de $717,868.80.

Redacción: Milady Cruz             Fotos: Ministerio de Gobernación/Redes

El Embajador de los Estados Unidos en El Salvador, Ronald Johnson, desde su llegada al país, ha demostrado su liderazgo, pero también su aspecto humano. Junto a su equipo de trabajo que lo acompaña día a día, trabajan incansablemente, en beneficio de todos los salvadoreños, quienes han tenido que combatir la pandemia Covid 19 y dos tormentas tropicales, que ha golpeado la economía del país y hasta el estado emocional de los ciudadanos. DonativoBomberosEUA1Principal

Este jueves 25 de junio, el embajador Ronal Johnson junto a su esposa Alina entregaron un donativo al Ministro de Gobernación, Mario Durán, el cual forma parte del Programa de Asistencia Humanitaria del Comando Sur, con el ánimo de fortalecer las capacidades de respuesta y labores de auxilio del Cuerpo de Bomberos.

“Nuestro vínculo de cooperación con Bomberos de El Salvador se fortalece cada vez más. Sabemos lo crucial de su labor, que llega siempre oportuna a los salvadoreños en la emergencia y el peligro. Con este donativo de implementos de protección les decimos: ¡Estamos con ustedes! #SocioConfiable”, expresó el embajador estadounidense.

Como dijo el ministro Mario Durán “la donación de @Southcom a través del grupo militar de la Embajada, no es pequeña. Además del equipo de bioseguridad, entregamos más de $730,000 en equipo que incluye tanques de oxígeno y reguladores de respiración para los Bomberos”, agregó Ronald Johnson con referencia el donativo entregado.

El ministro de Gobernación Mario Durán afirmó que “este donativo es un gran aporte para bomberos y les ayudará a todos ellos, quienes están dispuestos a ofrecer sus vidas por el prójimo. Al Embajador Ronald Johnson y al @Southcom este donativo es el más importante recibido en nuestra administración y en la última década, a cada uno de ustedes, muchas gracias por su gestión para con nuestros héroes. Un gran trabajo en equipo”, destacó.

DonativoEUA3PrincipalCada equipo cuenta con sus respectivos reguladores, arneses y mascarillas, cuya carga da un estimado de 45 minutos de aire para realizar diferentes tareas de rescate. La donación será distribuida en 18 estaciones de bomberos en todo El Salvador donde aún, no cuentan con equipo suficiente de respiración autónoma, uno de los elementos necesarios para responder a incendios estructurales.

Este es el tipo de incendio más común en el país y la principal fuente de lesiones y muertes entre los bomberos salvadoreños. Esta escasez afecta significativamente la capacidad de los bomberos para responder a emergencias y desastres.

Según la Embajada Americana, entre otros proyectos que beneficiarán al Cuerpo de Bomberos de El Salvador está la construcción de una torre de entrenamiento, valorada en $704,000. Otras iniciativas incluyen la compra de cuatro estaciones de recarga de oxígeno valoradas en $300,000 y equipos de protección personal para 250 bomberos estructurales valorados a $500,000.

De 2018 a la fecha, el Comando Sur, a través del Programa de Asistencia Humanitaria, ha donado 192 equipos de respiración automática con un valor de $1,131,141.12.

Add a Comment

PompeoEE


El Secretario de Estado Mike Pompeo anunció que Estados Unidos ha asignado $252 millones en ayuda adicional para El Salvador, Guatemala y Honduras. Este apoyo busca proporcionar asistencia crítica y vital a estos países.

Redacción                               Foto: Embajada de Estado Unidos

El Secretario de Estado Mike Pompeo de Estados Unidos ha informado que estos nuevos fondos se enfocarán en programas regionales destinados a buscar avances en los esfuerzos conjuntos para disminuir la inmigración ilegal a los Estados Unidos desde El Salvador, Guatemala y Honduras.

De los $58.2 millones asignados para El Salvador, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) destinará $41.2 millones para mejorar la seguridad, aumentar las oportunidades económicas, educación y capacitación laboral, protección de los derechos humanos y mejorar los servicios municipales.

USAID también proporcionará asistencia para apoyar elecciones democráticas con los ajustes necesarios para los protocolos de prevención COVID-19. La Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL) invertirá $1.8 millones en esfuerzos de seguridad regionales y locales.

Asimismo, del total de $252 millones para la región, $18.1 millones han sido destinados para ayuda humanitaria en los tres países, lo que incluye $ 3.1 millones específicamente para ayudar a El Salvador a proporcionar refugio de emergencia y asistencia de agua potable, saneamiento e higiene después de la tormenta tropical Amanda.

Al anunciar esta ayuda adicional, el Secretario Pompeo enfatizó que el gobierno de los Estados Unidos sigue centrado en la salud, la prosperidad, la democracia y la seguridad de la región del hemisferio occidental.

Estos programas acompañarán los planes de desarrollo y seguridad de cada uno de los tres países; abordando las causas principales de la migración; y potenciando los esfuerzos del sector privado para crear oportunidades económicas en América Central.

Con información del Departamento de Comunicaciones Embajada de EE. UU.

Add a Comment