Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Embajadora1Principal


La Asociación Bancaria de Salvadoreña (ABANSA) desarrolló el Foro denominado: "Combate a la corrupción y lavado de dinero. Experiencias internacionales y retos en El Salvador", donde participó la diplomática, ayer jueves.

Redacción: Milady Cruz           Foto: Redes Embajada EE.UU.

 

La embajadora de Estados Unidos en El Salvador, Jean Elizabeth Manes, habló enérgicamente en su discurso sobre los casos de corrupción y lavado de dinero que han dado en el país, en el marco del Foro: “Combate a la corrupción y lavado de dinero. Experiencias internacionales y retos en El Salvador", el cual fue organizado por ABANSA. Dkux6uFU8AUkljI

Dejó claro que no solo se cuestiona a un par de personas que han robado dinero público, “sino de todo un sistema que lo ha permitido”, al referirse a los casos de corrupción, donde suman un monto de $652 millones, más la ayuda internacional que El Salvador pudo haber logrado para inyectarlo a diversos proyectos sociales, en solventar las necesidades de la gente en el Sistema de Salud.

Hay que dejar claro que el tipo de corrupción que le permite a una persona robar millones de dólares de fondos públicos, es una corrupción endémica, sistematizada, en donde todos los puntos de seguridad fallan, destaca.

“Esto no se trata de un par de personas evadiendo la ley, se trata de un sistema diseñado para ocultar un fraude que involucra miles de personas tras la burocracia, la ineficiencia, y la falta de transparencia”, subraya.

La embajadora expresó con un ejemplo que cuando viaja a diferentes partes de este país… (escucho que un funcionario público recién ha comprado una finca de café en tal pueblo. ¿Cuál es la pregunta que llega a la mente? ¿Cómo consiguió un funcionario público esta cantidad de dinero para comprar este terreno? ¿Por qué no estamos haciendo esta pregunta hoy en día? En vez de esperar quince años más adelante, y depender únicamente de una parte de su sistema judicial, que prácticamente tiene toda la responsabilidad para todo este país. La fiscalía es solamente una parte de su sistema de justicia. ¿Qué pasa con todas las otras partes del sistema?”, se pregunta Manes.

Se trata de prevenir enfatiza la diplomática “de prevenir la situación que hoy en día enfrentamos y de parte de los Estados Unidos estamos a su lado, pero también creo que todos pueden entender un poco de frustración que estamos invirtiendo tanto en este país, y manejamos directamente el dinero de los Estados Unidos, de la gente, de los impuestos. Pero sabiendo que del otro lado de la puerta está saliendo una cantidad de dinero de una forma ilegal. No nuestro dinero, porque lo cuidamos”.

Durante su discurso Manes también hizo un enérgico llamado a instituciones como la Fiscalía General de la República, la Superintendencia del Sistema Financiero y la Corte Suprema de Justicia a estar plenamente comprometidas y establecer un diálogo “entre el gobierno, el sector privado y las instituciones financieras es clave. Deben trabajar juntos. Todas las entidades gubernamentales relevantes como La lucha contra la corrupción y el lavado de dinero requieren de estrategias efectivas para procesar y llevar ante la justicia a los presuntos responsables”, precisó la diplomática de alto nivel.

Jean Manes explicó que hay cinco áreas claves para romper con el ciclo de la corrupción, entre las que figuran: Poner fin a la impunidad. Hay que demostrar que todos los que rompan la ley serán penalizados; se tiene que reformar la administración pública y la gestión financiera, asimismo, hay que promover la transparencia y el acceso a la información. “Todos los ciudadanos tienen derecho de saber cómo y en qué se están usando sus impuestos, para saber si verdaderamente se están solventando sus necesidades”.

Además de empoderar a los ciudadanos. Combatir la corrupción sistemática requiere la cooperación de todos los ciudadanos, de todos los sectores, “ todos los salvadoreños tienen el derecho y la obligación de exigir a su gobierno una rendición de cuentas”, afirma.

La quinta recomendación cerrar las lagunas legales a nivel internacional, detalla la embajadora Manes. “La actividad delictiva a menudo se extiende a otros países: los réditos de la corrupción y otras actividades ilícitas obtenidos en un país se invierten en otro y las empresas legítimas pueden utilizarse como fachadas para actividades ilícitas”.

La embajadora recomendó que ahora es el momento para que El Salvador le de vuelta a la página “y crear el país que ustedes quieren para sus familias y también para las próximas generaciones”, concluyó.