Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Pediatría1Principal


La ampliación beneficia a más de 350 mil niñas y niños, y contó con el apoyo solidario de la Fundación Rafael Meza Ayau. Santa Ana ha sido ampliamente beneficiada con la reforma de salud, con acciones como la nueva Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del Hospital San Juan de Dios, inaugurada en 2017, y el funcionamiento de la Farmacia Especializada para facilitar la entrega de medicamento a pacientes aquejados de enfermedades crónicas.

Redacción: Milady Cruz          Foto: Redes Sociales

 

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, inauguró el nuevo pabellón de pediatría del Hospital Nacional San Juan de Dios, de Santa Ana, obra que beneficiará a más de 350 mil niñas y niños menores de 12 años de escasos recursos de la zona occidental y fronteriza del país, mejorando la atención médica que se brinda a este sector prioritario de la población.

“Un sistema de salud público universal y de calidad es condición fundamental para el desarrollo humano y el progreso del país; es un derecho que no debe ser negado a ningún salvadoreño”, resaltó el mandatario.

Añadió que esta obra es “un motivo de satisfacción” porque su gobierno hace los “mayores esfuerzos por darle a la niñez las posibilidades para estudiar, crecer y tener una vida feliz”.

Los trabajos inaugurados, que representan una inversión de $1,5 millones, fueron posibles gracias a la Fundación Rafael Meza Ayau, la cual refrendó con esta obra su historial solidario con el Hospital San Juan de Dios.

“Hago un profundo reconocimiento a la Fundación Rafael Meza Ayau por su solidaridad y compromiso histórico con la salud y la niñez salvadoreña, principalmente con la de Santa Ana, y el Hospital San Juan de Dios. Ese gesto de generosidad nos confirma cuánto podemos hacer a favor del pueblo, cuando unimos nuestros esfuerzos con sinceridad”.

La obra consistió en la construcción de una nueva ala de pediatría que albergará a los niños y niñas lactantes, preescolares y escolares, lo cual ayudará a resolver el problema de hacinamiento que se tenía anteriormente.

El pabellón pediátrico tiene ambientes ventilados, iluminados, ordenados, organizados, sillas cómodas para las madres o cuidadores, además de equipamiento de áreas lo que favorecerá la atención de los pacientes, tanto los que vienen espontáneamente como los referidos de los hospitales periféricos y de Unidades Comunitarias de Salud Familiar.

El edificio nuevo cuenta con estándares sísmicos y eléctricos, tendrá mayor número de cunas y camas con medidas adecuadas de separación, ampliación y techado de pasillo central de entrada y remodelación del área de jardín adjunto con mesas y sillas para descanso de personal y visitantes.

La ministra de Salud, Violeta Menjívar, destacó que esta obra contribuirá puntualmente a mejorar la observación de los pacientes pediátricos en el área de emergencia, con la finalidad de evitar las hospitalizaciones innecesarias, y reducir el número de días de estancia hospitalaria por paciente en la unidad pediátrica, al mejorar los procesos de atención y contribuir a disminuir la mortalidad de la niñez en la zona occidental.

Por su parte, el presidente de la Fundación Rafael Meza Ayau, Roberto Murray Meza, reiteró el compromiso de esa entidad con el bienestar de las niñas y niños de la zona occidental.

“Cada diagnóstico certero, cada intervención exitosa, cada sonrisa de alivio, cada vida que pueda salvarse, serán en el futuro la recompensa que vamos a recibir todos de los que de alguna manera hemos participado en la ampliación de esta área de pediatría”, aseguró.