Twitter Facebook    

    banner web 5

logo1

Swift1PrincipalTaylor Swift y la polémica por la que el hombre al que acusa de hacerle "bullying" ahora es dueño de casi todas sus canciones, que representan $300 millones en ventas.

 

Redacción: Agencias internacionales

 

La cantante y actriz estadounidense, Taylor Swift firmó un contrato con la discográfica Big Machine cuando tenía 15 años y dice que por culpa de ese acuerdo todavía no posee los derechos de las canciones de sus seis álbumes. Ahora, quien gana dinero con casi todas sus canciones es el mismo hombre que, según la cantante, le hizo bullying durante toda su carrera.

La versión de la discográfica es bien distinta: Swift, dicen desde Big Machine, tuvo la oportunidad de comprar los derechos de todas sus canciones, pero renunció al trato.

El caso por los derechos de autor de la artista estadounidense está causando mucho revuelo en la industria musical, pues envuelve a celebridades de la talla de Kim Kardashian, Justin Bieber, Kayne West y al famoso productor musical Scooter Braun, contra quien Swift dirige sus ataques.

“Durante años pedí, supliqué por una oportunidad de ser dueña de mi trabajo. En cambio, me ofrecieron la oportunidad de volver a Big Machine Records y” obtener “un álbum a la vez, uno por cada uno nuevo que entregara”, explicó Swift.

La cantante y actriz Taylor Swift comentó que tuvo que tomar la difícil decisión de dejar atrás su pasado. “La música que escribí en el piso de mi habitación y los videos que soñé y pagué con el dinero que ganaba tocando en bares, luego en clubes, luego en arenas, luego en estadios”.

Swift dijo que supo que Braun era el comprador hasta que se hizo público el trato.

“Supe de la compra de mis originales por parte de Scooter Braun cuando se anunció al mundo”, escribió Swift. “Scooter me ha quitado el trabajo de mi vida, que no me dieron la oportunidad de comprar. Esencialmente, mi legado musical está a punto de caer en manos de alguien que intentó desmantelarlo”.

Taylor Swift vs. Kanye West: de rivales en la música al centro de la controversia política en Estados Unidos. La cantante ha acusado a Braun, representante de Bieber y West, de acosarla durante años.

Tras la compra por parte de Braun del sello discográfico Big Machine por $300 millones, ¡ahora es él quien posee los derechos de cada canción que la compositora lanzó antes del tema Me!, el adelanto de su nuevo álbum que verá la luz en agosto de este año.