Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

ULTIMAS NOTICIAS
  • Loading

HISTORIA PENALPrincipal


Sandra Escobar, madre privada de libertad, ella junto a su hijo viven en la granja penitenciaria de Izalco para mujeres. En el reclusorio viven 14 mujeres embarazadas y 143 madres cada una con su respectivo hijo. El reclusorio cuenta con el único Centro de Desarrollo Infantil a nivel nacional, este atiende a niños y niñas de 0 a 5 años de edad.  

Redacción y fotos: Marvin Díaz

Su cabeza descansaba sobre una delgada columna de hierro; su mirada cabizbaja, contemplaba el rostro de aquel pequeño e indefenso niño, el cual dormía sobre su regazo. Una caricia tras otra, brotaba del amor maternal de aquella chica que parecía una adolescente; sus dedos comenzaban a  recorrer la velluda piel del recién nacido.

El amor entre madre e hijo disipaba el ambiente donde se encontraban; un alto muro, adornado con razor electrificado, protegía a Sandra Escobar, 19 años de edad y su hijo. Ella junto con otras 10 madres esperaba salir y saborear por un momento la dulzura de la libertad. PENAL5 1

La granja penitenciaria de Izalco para mujeres, Sonsonate, se ha convertido en el hogar momentáneo para Sandra y su recién nacido. “El 25 de mayo cumplí un mes de haber entrado a este centro penitenciario”, especifica.

A sus ochos meses, el pequeño niño jugaba en el vientre de su madre; él quería salir y conocer el mundo exterior. Faltaba poco para el encuentro, pero en un abrir y cerrar de ojos, la madre junto a su hijo son detenidos por el presunto delito de extorsión.

“Cuando me capturaron tenía 8 meses de embarazo. Solamente tenía ocho días de haber entrado aquí, cuando el niño nació, eso fue el 2 de mayo de este año”, relata la madre.

Aquel 10 de mayo, día de las madres, sería diferente para la reclusa; mientras muchas mujeres celebraban junto a sus hijos en el exterior de la edificación de concreto, Sandra permanecía encerrada dentro de los muros fortificados; el regalo que consolaba a la joven era tener entre sus brazos a su pequeño.

El recién nacido acomoda su rostro sobre el pecho de su madre, muy tiernamente e infantil, Sandra le hace una pregunta -¿Qué paso mi amor?,- la cual acompaña con una pequeña sonrisa. Ella sabe muy bien que su hijo tiene hambre... amorosamente  le pregunta- ¿Ya tiene hambrita mi amor?- saca su pecho para amamantarlo.

El pequeño estaba alimentádose sin perder la conexión con su madre... ella observa muy detenidamente al niño y expresa: “A nadie le gusta estar aquí, no es lo mismo tener a su hijo aquí que estando afuera”.

PENAL6Fijamente su mirada se posa sobre el cuerpecito, a medida que pasan los segundo sus ojos despiden algunas lágrimas. “Yo siempre le pido a Dios una oportunidad para salir con mi hijo; siempre voy a los cultos y las oraciones. Primero Dios salga de aquí”, expresa sollozando.

Con la fe puesta en el creador, Sandra, guarda la esperanza de salir del centro penitenciario y comenzar un negocio junto con su madre para brindarle lo mejor a su hijo. “Mis sueños es salir de aquí y después colocar un negocio y sacar adelante  a mi hijo”, finalizó.

La granja penitenciaria de Izalco para mujeres, Sonsonate es el único a nivel nacional que cuenta con un Centro de Desarrollo Infantil. Aquí se brinda programas basados en los principios de la primera infancia; la seguridad del afecto, autonomía y confianza y aprendizaje lúdico para los hijos de privadas de libertad.

Morena Portillo, directora del centro penitenciario, contabilizó el número de madres privadas de libertad en dicho lugar. “En el sector mujeres infantil hay 14 mujeres embarazadas; también hay 143 madres con sus 143 hijos. El total de privadas de libertad albergadas en el sector materno infantil son 300”, precisó.

Privadas de liberta en fase de confianza, cuidan a los niños y niñas de las internas de fase ordinaria, las cuales participan en talleres de fabricación de dulce, colchonetas, cultivo, bordaje, costurera, entre otras actividades.

Portillo, indicó que aún existen carencias dentro de la granja. “Hay necesidades, cómo medicamento, pamper, leche, coches y otros".

La Unión Europea, ha financiado el proyecto de Centros de Desarrollo Infantil dentro de la granja penitenciaria de Izalco para mujeres. Asimismo, ha apoyado a talleres en donde las interna pueden adquirir habilidades y educación para no reincidir. 

 

 

BANNER INFERIOR 2-1