Pauta para Banner Superior
Twitter Facebook    

logo1

ULTIMAS NOTICIAS
  • Loading

tejedora Principal


Victoria Fernández de 69 años de edad, teje gorritos de lana para pacientes con cáncer; ella es voluntaria de Gorritos y Abrigos para Bendecir (GAB). La organización ha entregado 10,500 gorros a niñas y niños con cáncer y 19,000 gorritos para recién nacido con problemas respiratorios.

Redacción: Marvin Díaz/@guerreromarvin      Fotos: Alcaldía Santa Tecla

Las manos arrugadas de aquella anciana sostenían un molde, sus dedos se hacía acompañar de una delgada aguja, ambas comenzaban a tejer esperanza. El bollo de lana amarillo se desenredaba con el baile majestuosos de la aguja y sus dedillos.

Los ojos de color gris de Victoria Fernández, observan cuidadosamente esa danza sin fin; sus dedos siguen entrelazándose entre la suave y acolchonada lana. La tejedora tiene a su lado derecho una creación de sus propias manos.tejedora2Principal

“Yo tengo 69 años de edad, vivo sola y no trabajo. Tengo tres meses de hacer gorritos de lana; en mis comienzos hice 10 gorritos pequeños”, relata la salvadoreña.

Entre lana y aguja aquella mujer teje una luz de esperanza para niñas, niños y adultos que tienen cáncer. “Me siento bien en tejer gorritos para estas personas, uno tiene que ser solidario porque no se sabe si mañana uno puede padecer esta enfermedad”, así lo exteriorizó.

La paciencia es la compañera de Victoria, ella pasa horas y horas tejiendo sus gorritos de colores. "Esto requiere paciencia… unas tres horas me tardo en hacer un gorrito. Además esto me ha ayudado a quitarme la depresión y el estrés”, precisó.

GAB en El Salvador celebró por primera vez, el día mundial de tejer en público. La actividad fue acompañada por tejedoras del municipio de Santa Tecla, las cuales mostraron sus habilidades y sus productos hechos de lana.

Los gorritos son donados a niñas, niños y personas adultas que padecen cáncer; también son destinados para recién nacidos que padecen enfermedad o complicación respiratoria.

Yanira de Maida, directora de voluntariado GAB, indicó que los gorritos son para pacientes de diversos centros hospitalarios. “Los gorritos más pequeños son para bebes prematuros que están en riesgo de morir de hipotermia. También tejemos gorritos para niñas, niños y adultos con cáncer y los entregamos en el Hospital Bloom y en la Fundación Ayúdame a Vivir” precisó.

tejedorasLa organización ha entregado unos 10,500 gorros para los pacientes con cáncer del hospital Bloom y 19,000 gorritos para recién nacido en centros hospitalarios.

Los tejedores han sido beneficiados en su salud porque esta práctica ayuda a reducir los niveles de estrés, depresión y ayuda a mantener la mente ocupada.

GAB cuenta con voluntarios adultos y menores de edad. Jenny Navarro, profesora, comenta la importancia de inculcar esta práctica en la niñez. “Esto es un tema de solidaridad porque ellos pueden ayudar a otros. Tengo cuatro años de colaborar con GAB, mis alumnos hacen 60 gorritos cada semestre”, indicó.

La instructora contabilizó 32 estudiantes que elaboran los gorritos. Belén de 7 años, dice sentirse bien al hacer estos productos. “estoy feliz de hacer gorritos para otros niños”.

Por su parte, la Alcaldía de Santa Tecla se ha sumado a la labor humanitaria de GAB, así lo afirmó, Lilian de Handal. “Nos hemos sumado con los programas para los adultos mayores que cada semana vienen a donar su tiempo. Esta alcaldía se involucra a estos proyectos para llevar beneficio a los salvadoreños”.

Con la celebración del día mundial  de tejer en El Salvador se busca ampliar las bases de voluntariado de GAB y comprometerse con la sociedad a través de la elaboración de gorritos.