Kimberly-Clark invierte $18 MM en planta de El Salvador, capacidad de producción incrementará 30%

Visto: 9089

KimberlyAerea2PrincipalLa capacidad de producción se centrará en las líneas que fabrican papel higiénico y servilletas de las marcas Scott y Kleenex. La compañía brinda trabajo a 560 colaboradores quienes laboran en sus plantas de producción, centros de distribución y oficinas.

Redacción                 Fotos: cortesía

Kimberly-Clark, la compañía especialista en la fabricación de productos esenciales invertirá $18 millones en la planta ubicada en Sitio del Niño, El Salvador, para mejorar su infraestructura y traer al país tecnología de punta que le permitirá ser más competitiva y eficiente en sus líneas de producción de Cuidado Familiar. 

Según comentó Eduardo Nieto, gerente general de Kimberly-Clark en Centroamérica Norte, esta importante inversión refuerza el compromiso que tiene la compañía para hacer crecer nuestro negocio en El Salvador. “Nos enorgullece ser una operación que produce y exporta miles de productos esenciales a diferentes países de América Latina; también, una empresa líder en el mercado en donde los colaboradores desarrollan sus carreras", afirmó. 

Como parte de las mejoras en la infraestructura se renovará la nave de operación con un área total de 13.164 metros cuadrados, en donde los colaboradores tendrán más espacio para desarrollar sus labores de forma segura y confortable. Además, permitirá aumentar un 30% la capacidad de producción en las líneas que fabrican productos de las marcas Scott y Kleenex. 

Eduardo Nieto 3

"Nos sentimos muy complacidos de traer al país tecnología de punta que mejorará nuestros procesos e innovación en el mercado. Buscamos impulsar la accesibilidad de los productos esenciales hacia nuestros clientes y consumidores, al mismo tiempo que operamos de una manera sostenible", comentó Gonzalo Uribe, presidente de operaciones Kimberly-Clark para la región del norte de Latinoamérica.

De acuerdo con Brendan O’Brien, encargado de negocios de la Embajada de los Estados Unidos en El Salvador, las empresas multinacionales como Kimberly-Clark se destacan por su compromiso con los más altos estándares éticos, compromiso con sus colaboradores y el sentido de responsabilidad con los mercados en los que invierten. “Esto se puede observar a través del enfoque significativo en las prácticas de responsabilidad corporativa y las medidas de remediación ambiental que van más allá de una simple inversión”, concretó O’Brien.

Crecimiento responsable y sostenible

Las mejoras que se implementan en la planta buscan una excelencia operacional, el bienestar de los colaboradores y un impacto mínimo en el ambiente. La ejecución del presupuesto de $18 millones, así como las remodelaciones iniciaron en el 2020 y concluirán en este 2021.

En la actualidad, la planta cuenta con un sistema de co-generación de energía eléctrica que opera por medio de dos motores que utilizan gas licuado de petróleo (LPG), los cuales permiten abastecer las necesidades diarias de fabricación. Además, se reutiliza el 85% del agua que se requiere en los diferentes procesos por medio de un novedoso sistema de tratamiento de este líquido; también, se disponen de manera adecuada los residuos generados en su proceso de producción.

Aunado a estas buenas prácticas ambientales, la planta de Sitio del Niño obtuvo dos importantes reconocimientos globales corporativos conocidos como “Crystal Tree” (2017 y 2018), los cuales la posicionan como una de las mejores de la compañía a nivel mundial, en temas relacionados con la generación de energía y uso responsable del agua. “Además, recibimos un reconocimiento por parte del Ministerio de Medio Ambiente en el año 2018, gracias a los procesos internos que empleamos para conservar el agua”, concretó Nieto.

Impacto social en comunidades vulnerables de Sitio del Niño

Durante 57 años la compañía ha beneficiado a las comunidades de Sitio del Niño, a través de diferentes iniciativas de responsabilidad social empresarial.

Recientemente, se concretó una alianza con el Banco de Alimentos del país para beneficiar a 20 mil personas afectadas por la tormenta Amanda que azotó el país en junio de 2020.

KCOK1PrincipalAsimismo, durante 2020 se donó alrededor de 70 mil unidades de productos esenciales para mitigar los efectos de la pandemia provocada por el COVID-19.

Desde hace ocho años, Kimberly-Clark El Salvador en conjunto con la Fundación Empresarial para el Desarrollo Educativo (FEPADE) y Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), han beneficiado a 1.700 estudiantes por medio de programas de estudio y remozamiento de infraestructura en los centros educativos, que incluyen el acceso a un baño digno y agua potable.

El 60% de la población beneficiada, corresponde a hijos de los colaboradores de la compañía.

Kimberly-Clark El Salvador brinda trabajo a un total de 560 colaboradores directos en sus plantas de producción, centros de distribución y oficinas, apoyando la comercialización de varias de sus marcas incluyendo Scott, Kotex, Huggies, Plenitud y Kleenex.

En los últimos seis años la compañía, ha invertido más de $70 millones en su planta para innovar, desarrollar y proteger a sus colaboradores, así como ser una referencia de buenas prácticas y crecimiento económico del país.