Twitter Facebook    

logo1

PFIZER Y THE MEDICINES PATENT POOL (MPP) firman un acuerdo de licencia para dar acceso al tratamiento antiviral oral COVID-19

PfizerPatenteELPrincipal

El acuerdo se basa en la estrategia integral de Pfizer para trabajar hacia el acceso equitativo a las vacunas y tratamientos COVID-19 para todas las personas, en particular, aquellas que viven en las partes más pobres del mundo, incluye ocho países de América Latina. Permitirá a los sub- licenciatarios calificados suministrar a países que comprenden aproximadamente el 53% de la población mundial.

Redacción: Diario El Periodista     Foto: web Pfizer

La farmacéutica estadounidense Pfizer y Medicines Patent Pool (MPP), una organización de salud pública respaldada por las Naciones Unidas que trabaja para aumentar el acceso a medicamentos que salvan vidas para países de ingresos medios, anunciaron este martes, la firma de un acuerdo de licencia voluntario para el candidato de tratamiento antiviral oral COVID-19 de Pfizer, PF-07321332, que se administra en combinación con dosis bajas de ritonavir (PF-07321332; ritonavir), se informa a través de un comunicado de prensa.

El acuerdo permitirá a MPP facilitar la producción y distribución adicional del antiviral en investigación, pendiente de autorización o aprobación regulatoria, mediante la concesión de sublicencias a fabricantes de medicamentos genéricos calificados, con el objetivo de facilitar un mayor acceso a la población mundial.

Según los términos del acuerdo de licencia principal entre Pfizer y MPP, los fabricantes de medicamentos genéricos calificados en todo el mundo a los que se les otorguen sublicencias podrán suministrar PF-07321332 en combinación con ritonavir a 95 países, cubriendo hasta aproximadamente el 53% de la población mundial.

Belice, Bolivia, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua y Venezuela son las naciones de América Latina incluidas en la lista.

Esto incluye todos los países de ingresos bajos y medianos bajos y algunos países de ingresos medianos altos en África subsahariana, así como los países que han pasado del estatus de ingresos medianos bajos a medianos altos en los últimos cinco años.

Pfizer no recibirá regalías sobre las ventas en países de bajos ingresos y además renunciará a las regalías sobre las ventas en todos los países cubiertos por el acuerdo, mientras que COVID-19 permanece clasificado como una emergencia de salud pública de preocupación internacional por la Organización Mundial de la Salud.

“Pfizer mantiene su compromiso de generar avances científicos para ayudar a poner fin a esta pandemia para todas las personas. Creemos que los tratamientos antivirales orales pueden desempeñar un papel vital para reducir la gravedad de las infecciones por COVID-19, disminuir la tensión en nuestros sistemas de atención médica y salvar vidas”, explicó Albert Bourla, presidente y director ejecutivo de Pfizer, en la nota de prensa.

"Debemos trabajar para garantizar que todas las personas, independientemente de dónde vivan o de sus circunstancias, tengan acceso a estos avances y nos complace poder trabajar con MPP para promover nuestro compromiso con la equidad".

"Esta licencia es muy importante porque, si se autoriza o aprueba, este medicamento oral es particularmente adecuado para países de ingresos bajos y medianos y podría desempeñar un papel fundamental para salvar vidas, contribuyendo a los esfuerzos globales para combatir la pandemia actual", expresó Charles Gore, director ejecutivo de MPP.

“El PF-07321332 se debe tomar junto con ritonavir, un medicamento contra el VIH que conocemos bien, ya que hemos tenido una licencia durante muchos años, y trabajaremos con compañías de genéricos para asegurarnos de que haya suficiente suministro para COVID-19 y el VIH ".

“Unitaid, una agencia de salud global creó MPP hace diez años con este propósito exacto: asegurar licencias que permitan y aceleren el acceso a tratamientos de calidad asequibles para personas en entornos con recursos limitados”, indicó el Dr. Philippe Duneton, Director Ejecutivo de Unitaid. “Durante una pandemia, ahorrar tiempo significa salvar vidas. Este acuerdo podría ayudarnos a llegar a más personas más rápidamente tan pronto como se apruebe el medicamento y, cuando se combina con un mayor acceso a las pruebas, traerá beneficios a millones”.

Pfizer dijo este mes que su píldora reduce el riesgo de hospitalización y muerte en casi un 90% en personas con cuadros de leves a moderados de COVID-19, y solicitó a las agencias reguladoras de varios países que autorizaran su uso lo más pronto posible.

Los expertos afirman que los resultados preliminares de la píldora son prometedores.

Los datos provisionales del estudio de fase 2/3 EPIC-HR demostraron una reducción del 89% en el riesgo de hospitalización o muerte relacionada con COVID-19 en comparación con placebo en adultos de alto riesgo no hospitalizados con COVID-19 dentro de los tres días posteriores al inicio de los síntomas con Resultados similares observados dentro de los cinco días posteriores al inicio de los síntomas.

En la actualidad, la mayoría de los tratamientos contra el COVID-19 deben administrarse por vía intravenosa o en inyecciones.